“El Papa no es un amigo ni un aliado de este Gobierno, y eso les molesta”, dijo le cura Eduardo de la Serna

Compartir

En Mañana Sylvestre, el religioso católico Eduardo de la Serna e integrante del colectivo Curas en opción por los pobres ponderó la figura del Santo Padre y su discurso comprometido con los sectores populares del mundo.

“El Papa no es un amigo ni un aliado de este gobierno como también esperaban que fuera el jefe de la oposición del gobierno anterior y no lo fue”, dijo De la Serna analizando la última escalada de críticas mediáticas contra el Pontífice surgidas desde medios cercanos al oficialismo.

“Hay palabras muy críticas del Papa ante este modelo genocida, que mata”, dijo aunque recalcó que a muchos funcionarios de Cambiemos “les gustaría sacar rédito político de una eventual visita de Francisco para mostrarse amigables”. Sin embargo esa visita no tendría visos de concreción ni en el corto ni en el mediano plazo y es una de las cosas que más “les molesta”.

“En muchos de los temas de incidencia mundial el Papa tiene una voz clara, por ejemplo en el tema de los pobres, la paz, el medioambiente. Hay temas que no es todo lo claro que uno quisiera porque en Chile o Perú, no le puso nombre y apellido a los responsables de pederastías”, remarcó.

Aseguró que los resquemores que surgen contra la imagen de Francisco tienen que ver con una “intolerancia manifiesta” del Gobierno ante “cualquier voz disidente”, a las que su criterio se las busca “silenciar” desde las altas esferas del poder.

Sobre la situación social en Quilmes, distrito en el que habita, De la Serna se mostró muy crítico con la figura del intendente. “Martiniano Molina la única receta que recuerda es la del ajuste. El intendente no quiere que la gente coma”, cerró.

Lunes 22 de enero de 2018