El Triple Crimen, y el negocio de la efedrina

Compartir

“El negocio se produce cuando México prohíbe la efedrina. La efedrina argentina empieza a tener un papel durante un par de años, en lugar de 200 kilos empiezan a llegar toneladas de efedrina. Todo esto estaba bajo el control de un archienemigo de Aníbal Fernández que era José Granero que era el que estaba a cargo de la SEDRONAR”, analizó Raúl Kollmann en comunicación con Gustavo Sylvestre en Radio Del Plata.

“Había que hacer una justificación para traer la efedrina, aunque sea burdamente, y esto a través de una droguería. Salerno era socio de Ferrón, uno de los muertos en el Triple Crimen, en una droguería. Ellos estaban en el negocio de conseguir la efedrina, que después le pasaban a los mexicanos, a Jesús Martínez Espinoza, que hoy está con una condena de 14 años de prisión en Argentina”, explicó.

Kollmann explicó que en ese momento había dos grandes proveedores, uno era Mario Segovia, el Rey de la Efedrina y el otro era Ibar Pérez Corradi, hoy prófugo de la Justicia. “Según la causa judicial por el Triple Crimen, es Pérez Corradi quien manda a matar a Forza,Bina y Ferrón, por tratar de meterse en el negocio de la efedrina”, aseguró el periodista.

En Radio Del Plata, Kollmann desligó del caso al jefe de Gabinete, y aseguró que todos los caminos conducen al mexicano Pérez Corradi.

“Para mí el dato más importante, es que el gran proveedor de la efedrina era Ibar Pérez Corradi, y no hay ninguna llamada, ni testimonio, ni vínculo, ni nada, entre Aníbal Fernandez y Pérez Corradi”, subrayó Kollmann.

Sobre quién sería el portador del apodo La Morsa, el periodista recordó el cuestionario que le hiciera el fiscal Bidone a Solange Bellón, la esposa de Forza, quien dijo desconocer por completo ese dato.

Martes 4 de agosto de 2015