En las cárceles se organiza “un peligroso germen de fuerza de choque”,dijo Sergio Schoklender

En Mañana Sylvestre, el ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo habló sobre la denuncia por salida de presos para actos políticos que salió a la luz en estos días, y se refirió a “Vatayón Militante”, el espacio que LaCámpora generó en los institutos penales.

Buscan que sean jóvenes, y que estén dispuestos a aceptar la consigna kirchnerista, la mayoría de los pibes que suman encuentran la posibilidad de que les den algo más de comida, o que les permitan ir al patio o utilizar el gimnasio, o la promesa que van a interceder ante los jueces por su condena, y por supuesto estos tipos de discurso solo cala en los pibes más jóvenes y con menos experiencia. La gente grande los mira pasar con dolor, porque podrían hacer algo para transformar la situación terrible y trágica de las cárceles en algo más digno”, dijo Schoklender.

“LaCámpora organiza dentro de las cárceles una organización política denominada “Vatayón Militante” reclutando presos por delitos comunes, que el día de mañana regresen a las villas y barrios marginales a reclutar otros compañeros, estamos ante el gérmen de una fuerza de choque muy compleja”, indicó.
Y más adelante, sostuvo que si se “reúnen 50, 60 o 100 militantes que el día de mañana regresan a las villas, en su inmensa mayoría chicos jóvenes detenidos por delitos comunes, vamos a suponer que a esa gente la van a mantener dándole trabajo en Aerolíneas, o en alguna de las empresas estatizadas o lamentablemente una gran parte de ellos va a regresar al delito. Frente a esto, la única alternativa para conservar esa fuerza de choque es generar áreas liberadas. Es el mismo ejemplo que pasa cuando algunos dirigentes reclutan barras bravas, después se transforma eso en una situación totalmente inmanejable”.

Schoklender también se refirió a la situación de Eduardo Vázquez, el ex baterista de Callejeros, preso por la muerte de su mujer Wanda Taddei: “A Eduardo le han hecho de todo, pobre. Lo que le ha pasado y lo que le ha tocado vivir es terrible, y no olvidemos que él está procesado, que no tiene sentencia firme, que ya ha sido condenado públicamente y esa causa no tiene una sentencia definitiva, y lo único que hizo fue participar como baterista en un conjunto ahí donde le pedían que fuera a tocar. Ahora, de militancia política, pobre Eduardo, no tiene nada, ni siquiera pertenece al “Vatayón Militante”, ni a LaCámpora. Es un pibe que se dedicó toda su vida a la música, con toda una historia bastante trágica”.

La militancia K en las cárceles

Sobre el llamado “Vatayón Militante”, refirió que “está organizado por dos mujeres de LaCámpora, que responden directamente al Cuervo (por el diputado Larroque), donde bajan consignas donde lo más importante es la lealtad y la obediencia. Personajes bastante complicados son estas mujeres, por lo menos por su actuación dentro de las cárceles. No son presas, sino que vienen de afuera y pasean con una camiseta con la letra K en el pecho, y mandan más que las autoridades penitenciarias en el lugar”.

“Hoy las cárceles son un lugar de mugre, abandono, suciedad, falta de asistencia médica, hambre, miseria, y todo tipo de abusos a las visitas y los detenidos. Ese el grave problema de las cárceles. En medio de todo este espanto, ellas pasean reclutando militantes para esta organización donde les explican que el día de mañana tienen que regresar a las villas o barrios de donde provienen para reclutar otros jóvenes. Esto en poquito tiempo, es el gérmen de algo muy serio y muy complicado”, añadió.

Además, en Radio La Red cargó contra el jefe del servicio penitenciario Víctor Hortel: “la corrupción administrativa es tan grande y tan descomunal desde la asunción de Hortel, que digamos que todo lo que se presupuesta en comida e insumos de primera necesidad desaparece y se evapora, y la gente sobrevive con lo poco que le puedan llevar sus familiares, que en general es gente de extracción muy humilde”.

La denuncia de Hebe de Bonafini

Es un disparate”, dijo Schoklender, en relación a la denuncia realizada por la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por acoso y persecución contra su persona. “Yo presenté el listado de testigos, como 20 personas con las que estuve a 50 km, el mismo día que ellas dicen que estuve merodeando la universidad. Ese día estuve con Diego Cabot y Alconada Mont de La Nación, de una entrevista que me hicieron”, refirió.

¿Quién se puede imaginar que pueda levantar un teléfono y amenazar a una mujer?. En mi vida nunca amenacé a nadie, voy y digo las cosas de frente como siempre, en el juzgado, en la prensa o en donde tenga que decirlas. Ando con mi familia, no ando ni amenazando ni persiguiendo a nadie”, sostuvo.

Audio completo de la entrevista

Lunes 30 de julio de 2012