“En Latinoamérica venimos perdiendo la guerra contra los narcotraficantes”, señaló la senadora Lucía Topolansky

La esposa del presidente uruguayo José “Pepe” Mujica habló en exclusiva en Mañana Sylvestre, en AM1030, Radio Del Plata, de la legalización de la marihuana aprobada esta semana por el parlamento uruguayo y expresó que “fuimos por el camino de regular y controlar” ante un consumo que ya existía “porque la gente no empieza a consumir a partir de esta ley”. “Desearíamos que la única adicción fuera el amor y la amistad. Hay que tratar de caminar hacia esa utopía”, dijo. Detalles de la nueva reglamentación.

“El problema de fondo es que el hecho existe y en Uruguay hay porcentaje de población que consume marihuana. No es que la gente empieza a consumir a partir de esta ley, como dice la gente de la oposición. (..) En Uruguay hubo siempre una contradicción porque el consumo era legal, lo que no era legal era la adquisición, y ahí estaba la contradicción. Nosotros fuimos por el camino de regular y controlar”, indicó Lucía Topolansky, senadora del Frente Amplio uruguayo, y esposa del presidente uruguayo José “Pepe” Mujica, sobre la nueva legislación permite la legalización de los canales de acceso y comercialización de la marihuana para uso personal.

“Nosotros desearíamos que no hubiera ninguna adicción, ni al alcohol que es la peor que tenemos en Uruguay, ni al tabaco ni a ninguna sustancia, y que la única adicción fuera el amor y la amistad. Hay que tratar de caminar hacia esa utopía. Por no por el camino que íbamos, que era el de la clandestinidad y de la sombra”, refirió la senadora.

En este sentido lo asoció con la problemática del aborto, legalizado recientemente en Uruguay, y con el que “hemos disminuido la cantidad de interrupciones, y ahora se hace en condiciones decentes, y nadie se enriquece”, dijo.

La nueva ley

En cuanto a los nuevos criterios legales adoptados por el país vecino en relación al consumo y adquisición de marihuana, Topolansky remarcó que a partir de ahora “el Estado se hace cargo” de la situación.

Pretendamos que la gente que va a consumir obtenga un producto de mejor calidad, con su trazabilidad, que no tenga ningún aditivo, y que no se vincule con las bocas de ventas, porque si un pibe va y no hay marihuana, porque ahí lo enganchan en otra cosa”, dijo.

La ley establece tres caminos para acceder a la droga, a través del autocultivo, de los clubes de cannabis y de las membresías, mientras que “la gente que no tiene interés en producir pero sí consume, se lo proporciona el Estado, a través de la red de farmacias porque están en todos lados hasta en el último pueblito porque no vamos a dejar a nadie excluido”.

A su vez, el Estado estará habilitado para importar y para producir e investigar sobre la marihuana.

La ayuda sanitaria del Estado

La primera dama oriental destacó la importancia del nuevo registro de consumidores, porque a partir de ahora “nadie se tiene que esconder, para que se le saque el misterio, porque a los adolescentes el misterio les atrae, y cuando es tan público pierde encanto”.

“Si tienen un problema tienen la mano tendida, para que nosotros le demos una ayuda. Estamos aprobando una ley para el tratamiento de los adictos, donde hemos desarrollado una red nacional, donde nosotros a cualquier adicto que quiera le damos una mano para salir del pozo”, sostuvo.

Topolansky dio cifras acerca del universo de consumidores en el país vecino y dijo que la marihuana es utilizada por unas 300.000 personas, de las cuales “unas 20.000 son las más comprometidas con el tema”. “Ha venido creciendo el consumo, y si lo dejamos crecer el negocio se los lleva los narcotraficantes, y la guerra contra los narcotraficantes la venimos perdiendo en Latinoamérica. Este es un camino, pero no estamos solos porque hay 18 estados de EE.UU. que también está por ese camino, en Australia. Esto va a ser como una mancha de aceite que se va a ir extendiendo”, acotó.

“En Uruguay por esta sustancia se están llevando unos 40 millones de dólares, y si uno cuenta cuántas escuelas o viviendas hago con eso, yo no tengo dudas”, agregó.

El camino que viene

La senadora reconoció que la experiencia se irá desarrollando y retocando con el tiempo porque “hay que hacerle un seguimiento, y esta ley no es mágica. Que una madre hable frontalmente con sus hijos, o un maestro con sus alumnos es muy importante. Donde vamos a transparentar los pro y contra de cada situación”.

“Nosotros no somos un gobierno que no tenga marcha atrás, porque hemos sido frontales, y si vamos por un camino y la realidad nos demuestra que nos equivocamos, retrocedemos, no hay drama”, enfatizó.

Audio completo de la entrevista

Jueves 12 de diciembre de 2013