“En un año bueno se venden 120 sembradoras y este año no llegamos a 20”, precisó Enrique Bertini

Compartir

La megadevaluación sufrida este año, y la espiralización de la inflación se suman a un nuevo estancamiento de la actividad económica, un combo que en 2018 frenó la producción industrial en todo el país.

Enrique Bertini, hijo del fabricante de sembradoras Bertini, pasó por Mañana Sylvestre y recalcó el fuerte impacto que generó la crisis en el sector de la metalmecánica, situación que se replica en otras pymes de la provincia de Santa Fe.

“La situación es crítica en Santa Fe. Está General Motors con su gente suspendida, empresas de electrodomésticos también con suspensiones, y en el sector nuestro del campo estamos en la misma situación. Tenemos una economía que está totalmente parada por obvias razones, porque hay un valor del dólar muy alto, tasas de interés altísimas y no se ha hecho en su momento un cambio en la ley impositiva que nos haga más competitivos”, explicó el empresario.

Luego prosiguió: “Cuando se siembra el trigo en junio y maíz y el soja en septiembre, son los puntos de máxima venta. Pero hoy estamos muy por debajo del punto de equilibrio que la empresa necesita y estamos consumiendo el capital ahorrado para poder pagar los sueldos, y no disminuir las horas de trabajo”.

“Estamos por debajo de una línea económica lo cual no nos permite crecer. Este año hemos vendido muy poco, en un año bueno se venden 120 sembradoras y este año no llegamos a 20. Es la demanda interna y la rueda económica se ha frenado”, advirtió y adelantó que se volcará al terreno político este año, y participaría desde el Frente Progresista en Santa Fe.

“La venta de narcomenudeo termina reemplazando en los barrios a la ausencia de trabajo genuino, y contra eso no podemos competir”, precisó Bertini, quien sufriera la pérdida de su hijo Mariano Bertini, asesinado en una entradera que sufriera en su domicilio en la ciudad de Rosario.

Martes 2 de octubre de 2018