“Es demasiado el contraste entre el Miércoles Negro y el cierre de la UFEM”, indicó la fiscal Mariela Labozzetta

Tras el dictamen logrado en el plenario de las comisiones de Justicia, Legislación Penal y Presupuesto y Hacienda al proyecto de reforma de la ley orgánica del Ministerio Público Fiscal, la titular de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) Mariela Labozzetta, manifestó en Mañana Sylvestre su “preocupación y alarma”, por lo que significaría la eliminación de dicha procuraduría.

“Lo tomé con preocupación y con alarma, sobre todo de cara a una movilización que fue al día siguiente, con un paro nacional que fue el tercero en el año, con dimensiones multitudinarias con repercusión en todas las provincias y en el resto de países de la región, porque fue replicado en otros países”, comentó Labozzetta.

“Ayer se dio la segunda marcha de Ni Una Menos en el año, pareciera que no hay diálogo entre poder político y la comunidad, porque se modifica la ley orgánica del Ministerio Público, se crean una serie de procuradurías muy especializadas, algunos nuevas como la de terrorismo, y no se incluyó ninguna respecto a la violencia de género. Es demasiado el contraste entre el Míercoles Negro y el cierre de la UFEM”, indicó la fiscal Mariela Labozzetta”, explicó.

Más adelante, indicó que la UFEM “la creó el año pasado la Procuradora (Alejandra Gils Carbó) como consecuencia de todo el clamor social que estaba ocurriendo en las marchas de Ni Una Menos, y a consecuencia de una serie de tratados internacionales que exigen al Estado argentino -como al resto de los Estados que los suscribieron- tomar medidas concretas sobre este fenómeno”, amplió la fiscal y remarcó que dicha procuraduría “es la única estructura fiscal del país que investiga femicidios

También cuestionó otro de los contenidos del proyecto de reforma de la ley orgánica del Ministerio Público porque de concretarse el requisito del límite de 5 años en el cargo, “todas las procuradurías que funcionan quedarían absolutamente descabezadas”.

Labozzetta defendió la figura de Gils Carbó y aseguró que existe solapada violencia social contra las mujeres que ocupan cargos ejecutivos habitualmente llevados adelante por hombres.

“Hay algo que ocurre a las mujeres que ocupan lugares nominados históricamente a varones, que tienen un costo mayor para poder ejercer libremente y con autonomía. Es más difícil de ver cuando es violencia psicológica o cuando es violencia en la relación de poder, porque el patriarcado implica que se ejerza mucha resistencia por los estereotipos de géneros para que las mujeres avancen en ocupar espacios de gestión destinados a varones y cuando los ocupan, la actividad es muchísimo más costosa y se ofrece más resistencia”, culminó.

Audio de la entrevista

Jueves 20 de octubre de 2016