“Es la gestión, estúpido”, el lema de CFK para llegar bien a 2015

Compartir

!“Es la gestión, estúpido!” bien podría ser el slogan elegido tanto por la Presidenta Cristina Kirchner como por aquellos dirigentes que actualmente tienen responsabilidad de gobierno y aspiran a suceder a la Presidenta a partir del 2015, en la Casa Rosada.

Basado sobre aquella premisa que los asesores de campaña del entonces Presidente norteamericano Bill Clinton le impusieron para lograr su reelección, en momentos difíciles para la economía, surgiendo el famoso “”Es la economía, estúpido””, se podría trasladar a nuestro país como base en la gestión.

Tanto para Cristina Kirchner, que se ha fijado como meta de aquí al 2015 “terminar de la mejor manera su gobierno”, como para Scioli, que en una reciente reunión de gabinete provincial ‘levantó en peso’ a ministros y secretarios para hacer y defender la mejor gestión provincial; o para el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, que saldrá a mostrar su accionar en la ciudad de Buenos Aires como ejemplo de lo que podría hacer como Presidente; se han dado cuenta que la sociedad les está pidiendo la resolución de sus problemas, como la mejor forma de hacer campaña.

““La Presidenta está muy metida a diario en la gestión, no hay día que no te consulte dos o tres veces o te reclame cosas, al margen de la gestión de Capitanich que es un tractor laburando”‘”, opina un ministro del Gobierno Nacional que adhiere al planteo de que la gestión es lo mejor que puede hacer el Gobierno para llegar bien al 2015 y favorecer a su candidato.

““Se ha ordenado mucho el gobierno, se han terminado los dos jefes que había en varios ministerios y eso ha hecho mas eficiente el día a día”” cuenta el ministro quien agrega: “”Cristina va a gobernar hasta el último día, y va a gestionar hasta ese momento; ella esta muy bien y con mucha energía””.

Hay cierta preocupación en el Gobierno, y en la Presidenta, por el actual momento económico.

Por eso ha ordenado al titular de la ANSES, Diego Bossio, que analice un conjunto de medidas de carácter social, en coordinación con el Ministro de Economía, para ser anunciadas en el mes de junio o julio próximos.

En el paquete, que sumaría aumentos para la Asignación Universal por Hijo, Asignaciones familiares, y no se descarta una suma fija por única vez para los jubilados que compense la devaluación de enero, también se sumará el anuncio del aumento en el mínimo no imponible para el impuesto a las ganancias, que se analiza desde hace semanas en el seno del gobierno, y sobre el cual aún no hay definición en cuanto al piso en que quedará.

Posiblemente para fines de mayo, el Gobierno reciba alguna noticia positiva sobre las posibilidades de acordar con el Club de París, tras las gestiones realizadas por Kicillof primero, y por la propia Presidenta después, en su encuentro con el Presidente de Francia.

De concretarse ese anuncio, ayudaría a tranquilizar el frente externo, y la posibilidad de que el país vuelva al financiamiento internacional, de forma más fluida, aunque la Presidenta no sería de la idea de volver a los prestamos externos.

“Ahí va a ser YPF, y las provincias las que salgan a buscar los dólares que van a faltar después de agosto” estima un analista del mercado, para quien “o el gobierno devalúa nuevamente o volverán los problemas que la economía tenía en enero de este año”.

La Presidenta no descuida el tema político, pero deja hacer a los candidatos que van surgiendo en su sector, y difícilmente ‘bendiga’ a alguno en particular.

Las últimas encuestas que maneja el gobierno dan a Scioli consolidado en su candidatura y creciendo, a Massa estancado y a Macri creciendo levemente.

El más perjudicado de la oposición es Hermes Binner, y el que está en crecimiento es Julio Cobos. Por eso, algunos han comenzado a fantasear con una fórmula Cobos-Bonfatti, para el caso de que Binner vuelva a la gobernación de Santa Fe, y desista de la pelea por el premio mayor.

Daniel Scioli no descuida ‘la ola naranja’ que busca extender por todo el país, pero está muy metido en el día a día de la gestión bonaerense. En una de las últimas reuniones de gabinete, al analizar la marcha de la emergencia decretada en materia de seguridad, el gobernador fue claro y contundente respecto a sus aspiraciones: “Del éxito o fracaso de la gestión en materia de seguridad va mi responsabilidad como gobernador y mi futuro politico”.

Rompiendo además, con su estilo tranquilo y dialoguista, el gobernador le pidió a todos los integrantes de su gobierno y a los legisladores que acompañan su proyecto que “salgan a explicar lo que se está haciendo, no se queden en los escritorios, ganen los medios y la calle, y defien dan la gestión”.

Scioli está obsesivo con el tema seguridad y personalmente sigue el día a día de la puesta en marcha del plan diseñado por su Ministro de seguridad, Osvaldo Granados.

Ayer, en Catamarca, avanzó con gobernadores de las provincias mineras en un proyecto que será clave para su propuesta presidencial: siguiendo el modelo chileno, la minería pase a ser un factor fundamental para la economía argentina, que cambie la matriz productiva del país, sin descuidar al campo ni al sector industrial.

En el entorno de Scioli han apodado como ‘el panelista’ al diputado Sergio Tomás Massa, por su tratamiento ‘mediático’ de los temas políticos que busca instalar, desde los medios.

“Si están tan interesados en que no se reelijan los intendentes, ya lo puede hacer; que vayan a una escribanía como fueron en la campaña y que se comprometan a que no se presentarán el año próximo. El proyecto es tramposo, porque recién entraría a regir en el 2023, es decir que Othacehé podría seguir doce años más en el cargo”, sintetiza la gente de Scioli.

Miércoles 7 de mayo de 2014