“Es un día histórico, una nueva etapa en la que se deja de criminalizar a cultivadores y usuarios de cannabis”, refirió Fernando Soriano

Compartir

En comunicación con Gustavo Sylvestre, el periodista valoró la medida lanzada por el Gobierno que legaliza el autocultivo de cannabis para uso medicinal y el expendio de aceites cannábicos a través de las farmacias.

El Gobierno Nacional dio a conocer la nueva reglamentación para la ley de uso medicinal de cannabis que autoriza el acceso cannabis y sus derivados, tanto a partir del autocultivo como a través del cultivo solidario. A la vez se habilita también el canal farmacéutico para la compra de aceites cannábicos.

“Es un día histórico y el comienzo de una nueva etapa en la que se deja de criminalizar a los cultivadores, usuarios y activistas de cannabis. Se le empieza a dar un lugar a una planta milenaria que estaba prohibida por prejuicios y conveniencias económicas y políticas en los últimos 90 años, pero que tienen una  relación intima con el ser humano, y está comprobado en escritos chinos desde hace 5000 años”, expresó en Mañana Sylvestre el periodista y activista cannábico, Fernando Soriano.

“El decreto que firmó el presidente Alberto Fernández descomprime la presión y empieza a resolver la necesidad de gente que encontró una salida para mejorar su calidad de vida y de vivir sin dolor a través de los distintos usos de la planta de cannabis. Ahora se empieza a trabajar para lograr diferentes accesos legales y seguros a la planta”, apuntó.

Aseguró que hasta ahora, el Estado “te obligaba a ir al margen de la sociedad”, y “ahora se va a propiciar que a través de un registro previo y anónimo ante Registro del Programa de Cannabis (Reprocann)  los usuarios terapeúticos puedan anotarse y cultivar plantas en sus balcones, cosa que hasta ahora no se podía hacer y había penas de hasta 15 años de prisión”.

En Radio 10, Soriano sostuvo que el Gobierno “está propiciando una ola de investigación y desarrollo en laboratorios públicos y privados y también en el INTA, el CONICET y en universidades que hasta ahora venían haciendo un trabajo silencioso con organizaciones cannábicas”.

Jueves 12 de noviembre de 2020