“Estamos frente a la pobreza más alta desde 2010”, sostuvo Agustín Salvia, del Observatorio Social de la UCA

Compartir

De acuerdo al último relevamiento del Observatorio Social de la UCA, la pobreza multidimensional urbana pasó del 26,6 al 31,3% de la población entre 2017 y 2018, en un contexto en el que se redujo la cantidad de hogares sin acceso a cloacas, bajo contaminación o con vivienda precaria.

El estudio mide las carencias no monetarias, relaciones a seis dimensiones como las dificultades de acceso a alimentación y salud, servicios básicos, vivienda digna, medioambiente, educación, empleo y seguridad social, y las vincula con los ingresos de los ciudadanos.

“Estamos frente a la pobreza más alta desde 2010”, precisó en Radio 10, Agustín Salvia, director del Observatorio Social.

“En Argentina el 60% está afectado por alguna de estas 6 dimensiones y el 40% en 2 o más y el 28% en 3 o más”, dijo y destacó que en los últimos años se ha consolidado el crecimiento de la pobreza estructural de la Argentina.

En relación a la evolución de estos factores principales para el análisis de la pobreza, Salvia explicó que algunos como la educación no han tenido cambios, se han estancado e incluso deteriorado, como el caso del empleo, o el acceso a la salud. “Lo único que ha mejorado desde 2010 es el acceso a agua y cloaca y las mejoras en vivienda”, precisó.

“La tendencia es al aumento de la pobreza por la inflación y la recesión, y en este primer trimestre se llegaría a dos dígitos en el desempleo. Se trata de un retroceso en materia de derechos laborales, un combo de una sociedad más desigual de la que teníamos 8 años atrás”, sostuvo.

Lunes 25 de marzo de 2019