Félix Crous: “Las denuncias contra la doctora Gils Carbó dan vergüenza ajena”

En Mañana Silvestre, el titular de la oficina de Enlace Legislativo de la Procuraduría General de la Nación indicó que a la Procuradora General le llueven denuncias “porque está tocando muchos intereses”. Y manifestó que no tiene ninguna duda de que quienes denuncian “están jugando contra las reformas del Código Procesal Penal”.

“Evidentemente la actual gestión ha comenzado a rediseñar y cambiar el Ministerio Público de una forma que está tocando muchos intereses –señaló Crous-. Desde hace mucho tiempo la Justicia argentina se ha politizado en dos sentidos: primero que es un campo de batalla donde todos los actores de la política llevan una denuncia, que en el 99% de los casos se diluye con estos tiempos eternos que los jueces de instrucción le ponen para que termine en la nada y no tenga ningún impacto político. Y luego que los propios jueces de instrucción –jueces federales básicamente, que ahora son actores involucrados también en la puja porque la reforma del Código les reasigna un lugar que es mucho más digno pero que les deja mucha menos discrecionalidad-, se han convertidos en jugadores de esta justicia politizada. No son simplemente campo de juego, sino también jugadores”.

“Todas estas denuncias (contra la Procuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó) dan vergüenza ajena. Estamos en escenario de una disputa política que pretende disfrazarse de control republicano de la transparencia de una determinada gestión, pero no se sostiene con nada”, afirmó Crous en Radio Del Plata.

Consultado sobre si las actuaciones que en estos momentos están realizando los jueces federales tienen como objetivo final parar las reformas al Código Procesal Penal, y si están jugando activamente contra esa reforma, Crous fue enfático: “No tenga ninguna duda. Y en este sentido me parece que no es para nada casual que las denuncias se concentren en una sola jurisdicción; que además se ven acompañadas con despliegues absolutamente operísticos de las medidas que los jueces llevan adelante para obtener información que nadie les niega…”.

Para Crous “el Judicial es el único poder del estado que no ha tenido no sólo modernización en su idiosincrasia, y en muchos de sus símbolos y sus formar, sino en la distribución del juego. El sistema republicano por definición exige que el poder esté repartido.Y en el sistema acusatorio no es que se van a mudar de tirano sin cambiar la tiranía; se van a distribuir los roles de una manera racional por potestades propias para los jueces que van a tener un rol mucho más claro y digno; los jueces serán controlados por otros jueces, los fiscales serán controlados por fiscales superiores y no van tener potestades de juzgar pero sí tendrán las herramientas para cumplir con su responsabilidad, y el defensor deberá defenderse del fiscal, -y no del juez, que es lo que hoy tiene que hacer cualquier abogado defensor, en un sistema absolutamente injusto donde no rige la igualdad de armas de los contendientes en un pleito-.

Según Crous estas denuncias “son argumentos políticos propagado por aquellos medios a los que recordemos la justicia federal les ha sido muy hospitalaria. Porque convengamos que aquellos que le dan voz y amplifican el discurso de los jueces federales de alguna manera están contando las complicaciones, no las posiciones técnicas o políticas por las cuales alguien puede oponerse a la Reforma. Están diciendo: los jueces federales temen perder poder…´. En ese sentido todo el mundo ha decido mostrar el juego de una manera brutal, y en ese contexto quienes participamos, acompañamos y alentamos una gestión que después de tantos años en tribunales trata de poner alguna vez el caballo delante del carro y efectivamente estar a tono con el orden republicano…, sabemos que son intereses concretos y de allí las reacciones”.

Lentitud para investigar sectores económicos
Consultado sobre por qué hay tanta lentitud a la hora de investigar a ciertos sectores económicos en Argentina -por ejemplo el caso de las denuncias de Hernán Arbizu que no fueron “ni para atrás ni para adelante”-, Crous destacó que lo mismo ocurrió en el tema de Papel Prensa: “El problema con el poder que reúnen los jueces de instrucción, no es el poder de las decisiones que toman; con los jueces de instrucción y con todos los jueces, pero con los de instrucción en particular, el tema es la capacidad de ´pisar la pelota´ o ponerla en movimiento de acuerdo al daño que puedan hacer en determinado momento de la historia reciente. Entonces el manejo de los tiempos incide sobre otras relaciones sociales de un modo tanto o más contundente que la sentencia”.

Audio completo de la entrevista

Miércoles 3 de diciembre de 2014