Filtración de escuchas telefónicas: “Falta un control político”, dijo la fiscal Cristina Caamaño

Compartir

La Corte Suprema pidió informes a la Agencia Federal de Inteligencia sobre las actuaciones administrativas del organismo para determinar el origen de la filtración de escuchas telefónicas realizadas durante 2016 al ex jefe de ese organismo y ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli y a la ex presidenta Cristina Kirchner.

En diálogo con Gustavo Sylvestre, quien fuera responsable del Departamento de Intercepción y Captación de las Comunicaciones, la fiscal Cristina Caamaño habló del caso y consideró “lamentable” la filtración de escuchas legales realizadas por la DICOM.

“Se acordaron un poco tarde de investigar cómo se filtraron porque pasó más de un año. Alguien las filtró dolosamente, con conocimiento y voluntad de lo que estaba haciendo. Y empezamos ahora con el juego del gran bonete, y todos dicen que no fueron”, indicó la funcionaria judicial.

“Me parece que lo que falta es el control político sobre cómo están funcionando esas oficinas”, deslizó.

A su vez, Caamaño cuestionó la actualidad de la DICOM y consideró que “volvió la promiscuidad entre AFI y algunos jueces amigos”.

“Cuando estuve a cargo de las escuchas, yo siempre pedía que no me manden los nombres de las personas a las que estábamos escuchando, sólo requería el número de la causa, y así se evitaban las filtraciones. Las filtraciones son un delito, porque estamos hablando de la ley de inteligencia, y habíamos firmado convenios de confidencialidad para que nadie pueda decir a quién escuchábamos porque es un secreto de Estado”, explicó.

Jueves 29 de marzo de 2018