Flybondi: “Acá se puede romper un motor, se puede despistar un avión y no pasa nada”, dijo Claudia Sambro Merlo

Compartir

El fiscal federal Jorge Di Lello solicitó al juez Sergio Torres que suspenda los vuelos de la empresa Flybondi y del aeropuerto de El Palomar hasta que se evalúe las condiciones de seguridad tanto de la Low Cost como de la base aérea.

En el aire de Radio 10, habló la abogada y denunciante contra Flybondi y el Aeropuerto de El Palomar, Claudia Sambro Merlo, y descargó sus críticas por la falta de seguridad que a su juicio brindaría la compañía en sus vuelos.

“Respecto del incidente sufrido en Iguazú, presenté una denuncia que recayó en el juzgado del Dr. Martínez de Giorgi, con la fiscalía del Dr. Taiano y hasta el momento no tuve noticias. Ese incidente fue gravísimo, porque se vio la panza del avión toda cortada, y denuncié que asiduamente, recibía mensajes de una pasajera que tengo identificada con nombre y apellido y DNI que estaba prácticamente secuestrada en un avión que intentó aterrizar tres veces en El Palomar y debió regresar a Pajas Blancas, Córdoba, y fue evacuado por micros”, expresó.

“Fueron situaciones graves, porque acá se puede romper un motor, se puede despistar un avión y no pasa nada”, sentenció Sambro Merlo en Mañana Sylvestre en referencia a los últimos incidentes que habría presentado los vuelos de Flybondi.

A su vez la letrada se refirió a la denuncia que presentó contra el Presidente y distintos funcionarios del Gabinete nacional por el delito de “traición a la patria” por la utilización de la base aérea por parte de una empresa con capitales extranjeros, situación que permitiría la apertuta de secretos e intereses militares de suma importancia que hacen a la defensa nacional.

“Flybondi, tiene asignado en su plan de negocios al aeropuerto de El Palomar desde 7 de julio de 2017 cuando aún era la base militar de El Palomar y no había ningún acto administrativo de desafectación, con el agravante que está controlada por una offshore que tiene domicilio en Islas Cayman, que ha sido constituida por uno de los estudios incluidos en los Panamá Papers”, deslizó.

Y acotó: “En 1948 el ex presidente Perón mandó expropiar toda la zona cercana a la base aérea de El Palomar, y al Colegio Militar de la Nación y al Batallón 601, porque amerita que los secretos militares tuvieran cierto grado de aislamiento”.

Martes 31 de julio de 2018