Inicio Política Freno a la suba...

Freno a la suba del subte: “No es nuestra intención aumentar impuestos”, señaló Néstor Grindetti

GrindettiEn diálogo con Mañana Sylvestre, el ministro de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dijo que no están previendo aumentos de impuestos para sostener el funcionamiento del subte ante la medida cautelar que impidió el incremento de la tarifa a $ 3,50. “Entendemos que la apelación va a prosperar”, sostuvo.

No es nuestro deseo incrementar impuestos –expresó Grindetti-. La medida cautelar que planteó el juez de primera instancia tiene una visión parcial de la realidad, ya que pide detener el aumento porque ´le preocupa su incidencia en el bolsillo de los usuarios del subterráneo´. Hasta ahí nos parece bien la preocupación. Pero él, al mirar solamente el subte, deja de ver el conjunto del funcionamiento del Estado, olvida que la ciudad de Buenos Aires tiene recursos solamente provenientes de los impuestos que pagan sus vecinos y el sistema productivo de la Ciudad, que no hay otros recursos ni vienen subsidios del Gobierno Nacional para subterráneos”.

Frente a esta medida, si no diera resultado la apelación que ya está interponiendo el procurador del gobierno porteño, Grindetti señaló que podrían suceder una de dos cosas: “O tendríamos que reasignar gastos -y esto implicaría tocar algún otro servicio del Estado y por lo tanto complicar o perjudicar a algún otro usuario de otro servicio, como hospitales, colegios, los servicios sociales, el tema de la inversión, etc.-; o bien incrementar los ingresos. Esto último es algo que por otra parte no puede decidir el Ejecutivo porteño, si no la Legislatura-. Pero lo importante a destacar es que nosotros estamos apelando la medida, porque creemos que es una visión muy parcial de la realidad”.

En Radio Del Plata el ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires enfatizó que “no tomamos ninguna iniciativa en el sentido de proponer aumentos de impuestos porque estamos convencidos de que acá seguramente o no se comprendió bien el problema -insisto, en virtud de una visión parcial-, o no se entendió, y estamos dispuestos a suministrar más información. Todo el proceso de aumento de precios -que dicho sea de paso se origina en los problemas inflacionarios que nos aquejan-, pasó por todo el proceso normativo, hubo audiencia pública, así que se cumplió con todo. Y si hay que ampliar la información lo haremos. Pero en realidad entendemos que va a prosperar la apelación”.

Con relación a los dichos de la vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal, quien señaló que el precio del boleto del subte debería rondar los $ 6, Grindetti aclaró que “ese debería ser el valor si no hubiera ningún tipo de subsidio. Pero el año pasado, cuando se votó el presupuesto de la Ciudad en la Legislatura. se resolvió que la mitad del déficit (que son más o menos $ 800 millones por año), sí se iba a solventar con aumento de impuestos, y la otra mitad se iba a solventar con tarifa. Por eso estamos tomando esta medida de llevarlo a $ 3,5 en este momento”.

Si bien Grindetti no pudo confirmar si ya se había presentado la apelación, indicó que de todas formas “no hay un plazo normativo fijo para que opine la segunda instancia, pero nosotros esperamos que, como el tema es complejo y esto le cuesta a la Ciudad $ 1 millón por día, los jueces lo resuelvan rápido”.

Consultado sobre cuál sería el proceder del Gobierno porteño en el caso de que el aumento en la tarifa del subte se frene de manera defintiva, el ministro de Hacienda señaló que “me parece muy complejo analizar en este momento si se podría tocar tal o cual tasa. Lo manejamos como una alternativa posible, pero seguramente la última que nosotros quisiéramos implementar. Por otro lado el tema de la reasignación de gastos también tiene sus problemas porque con qué criterio nosotros decimos “saquémosle a tal partida para dársela a subterráneos”; es mucho dinero y seguramente va a resentir el servicio que se esté prestando… Lamentablemente el presupuesto es una frazada corta: nos tapamos el cuello y nos destapamos los pies. Por eso digo que la visión del juez es parcial y está mirando solamente una parte del problema”, enfatizó Grindetti.

Inflación y congelamiento de precios
Grindetti reconoció que en los lugares y los supermercados donde el Gobierno Nacional solicitó el congelamiento de precios, éstos no han aumentado. “Pero el tema es que es una olla a presión –dijo-. Estoy leyendo un libro, ‘1973´, de Julio Bárbaro, que cuenta mes a mes todo lo que sucedió en ese año y comenta lo que decidió (José Ber) Gelbard, ministro de Economía de aquella época, quien planteó exactamente lo mismo que ahora, y pasaron un par de años y vino otro ministro que se llamó Rodrigo, que quedó inmortalizado por el “Rodrigazo”… Pero lo que hizo Rodrigo fue destapar la olla que Gelbard había mantenido a presión. Entonces me parece que hoy puede haber una sensación de que en algunos lugares los precios no aumentan, pero tenemos que tener mucho cuidado de lo que pase el día después, porque el congelamiento forzado algún día se termina, y los efectos u orígenes de la inflación siguen estando, con lo cual uno no puede pensar que esto se va a detener”.

Ante la pregunta de si estamos frente a un “Rodrigazo en cuotas”, como sugirió Roberto Lavagna, Grindetti consideró sin embargo que “en aquel momento hubo otras circunstancias que hicieron que llegáramos a una hiperinflación, y no creo que hoy pueda algo de esas características. Pero sí que sigamos con altos índices de inflación que perjudican al asalariado, porque todo aumenta; además tenemos problemas con el tipo de cambio y con la inversión”.

Para Grindetti los factores que llevaron al reciente incremento en el costo de los peajes en autopistas porteñas, “son exactamente los mismos, se van ajustando los índices. Autopistas Urbanas es una empresa del Estado, no la manejo yo directamente. Pero es el mismo efecto y esto va a suceder continuamente. Obviamente cuando es un servicio del Estado tal vez llama más la atención, pero hoy la economía es un enfermo que tiene una infección; lo hay que hacer es ´darle antibióticos, y no paños fríos, ni romper el termómetro porque no nos gusta la temperatura…´. Hay que darle antibióticos, corregir cuestiones de fondo y dar señales a los agentes económicos para que vuelva la confianza. Esto es posible, porque la mayoría de los países latinoamericanos lo están logrando y están funcionando con muy bajos niveles de inflación, pero son decisiones que tiene que tomar el Gobierno de la Nación”.

Grindetti también señaló que el ABL, que en su momento también sufrió un aumento muy importante, “en realidad, al igual que el subte, estuvo 10 años sin ajuste. Lamentablemente nos tocó a nosotros hacerlo; es un poco lo que decía antes, que cuando algo se mantiene a presión, al abrir la olla la actualización parece muy fuerte. Incluso el aumento del impuesto inmobiliario lo hicimos en dos o tres años, no de golpe. Lo mismo con el subte: el Gobierno Nacional nos transfirió sin subsidios y con una tarifa totalmente atrasada; bueno, de alguna manera había que resolver la situación y lo que estamos diciendo nosotros es “no nos gusta mentir, esta es la situación”. Ojalá no tuviéramos que aumentar, a nadie le gusta tener que estar explicando estas cosas, pero lamentablemente tenemos la inflación entre nosotros y ojalá la empecemos a atacar para que no tengamos que hablar más de esto”.

Audio completo de la entrevista

Jueves 28 de marzo de 2013

Te puede interesar

Minuto Uno: Mano a mano con Víctor Hugo

El periodista de C5N contó su experiencia tras permanecer 50 días internado a causa del  coronavirus.

El Banco Ciudad y el Ministerio de Educación de CABA lanzan cursos de capacitación on line 

El Banco Ciudad y su Fundación, conjuntamente con el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (CABA), a través de su Agencia...

“El Papa expresó su apoyo silencioso a Argentina en esta ardua negociación con el FMI”, resaltó Guillermo Olivieri

El secretario de Culto de la Cancillería argentina resaltó en Mañana Sylvestre el impacto positivo que tiene la gira por Europa que está realizando...

Minuto Uno: Operación Almeida, y la infodemia volvió con todo

El ex jugador Matías Almeyda adelantó que quería donar 30.000 vacunas a Azul, pero EE.UU. descartó la venta a privados.