Graciela Camaño:“Yo acepto la crítica,pero no es aceptable denostar a quien elige votar a determinada opción”

Compartir

Sorpresa genera la posición dura que muestran algunos periodistas de grandes medios que salieron a descalificar a los posibles votantes de Roberto Lavagna, en un intento por aumentar la polarización y favorecer la posición del Gobierno.

En esta línea se inscriben columnas como la del periodista Jorge Fernández Díaz, quien en su espacio en Radio Mitre, tildó a los electores de Consenso Federal como “muñecos que ponen en peligro la República”.

Analizó el tema en Mañana Sylvestre la diputada Graciela Camaño, quien es precandidata a renovar su banca desde el espacio del ex ministro de Economía.

“Puntualmente que un periodista tenga preferencia política y la exprese me parece que forma parte de los procesos libertarios que tenemos que aceptar. Pero cuando agrede la cosa cambia, porque pregonan desde el púlpito lo que después terminan haciendo mal, esto de generar la idea de violentar la decisión de alguien”, comentó Camaño en Radio 10.

“Yo acepto la crítica, pero no es aceptable denostar al que va a votar porque elige determinada opción. Discutime si soy mejor o peor, si hice algo que no correspondía, pero no podés pelearte con el votante y atacarlo”, aclaró.

Respecto a la poca participación de Consenso Federal en espacio televisivos y radiales, Camaño no se mostró preocupada, aceptó que los grandes medios seleccionen a sus invitados, pero manifestó su rechazo a los atacantes a sus eventuales votantes.

“No podés atacar al votante, porque el voto es el acto más importante que tenés como ciudadano. Es una línea que no se tiene que cruzar, en una maniobra clara de seguir generando la polarización”, insistió.
Luego repartió críticas al Gobierno actual, y a la gestión anterior encabezada por Cristina Fernández de Kirchner: “La realidad indica que no han gobernado bien, que han continuado un proceso de deterioro de lo mal que se gobernó en los últimos años del kirchnerismo”.

A su vez, Camaño remarcó que Macri se equivoca cuando reacciona con efusividad y euforita al remarcar logros del Gobierno en materia de obra pública. “Compara una obra pública con una persona y ese es el error profundo que tiene Macri, las urgencias de tener o no tener una obra pública no son las mismas que comer o no comer. Tenemos un ajuste descomedido, no solo con los pobres, sino con la clase media, con los pequeños y medianos empresarios”, enfatizó.

Miércoles 7 de agosto de 2019