“Hay dudas y sospechas porque iba a ser muy difícil conseguir el quorum”, dijo el ruralista Giannasi

Compartir

En Mañana Sylvestre el vicepresidente de la Federación Agraria Argentina Gustavo Giannasi manifestó su disconformidad con la reforma al impuesto inmobiliario aprobado ayer en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y confirmó un paro de comercialización que comenzará el sábado 2 de junio y se extenderá hasta el día 10.

“Mañana hasta el domingo 10 de junio vamos a iniciar un paro de comercialización, y no se van a vender ni granos, ni carne, y vamos a expresarnos con asambleas, reuniones y movilizaciones a la vera de las rutas, para expresar el desagrado de los productores con esto que ha pasado ayer en la Legislatura, que nos preocupa enormemente”, dijo el dirigente ruralista.

“Hay muchas dudas y sospechas porque en realidad nosotros pensábamos que iba a ser muy difícil conseguir el quorum, más allá del decreto que firmó el gobernador, subsistían todos los impedimentos y la necesidad de sentarnos a una mesa a conversar todas estas cuestiones”, dijo y más adelante aseguró que “hoy tenemos una conspiración mayúscula contra los pequeños y medianos productores”.

Sin embargo, Giannasi negó la vuelta de los piquetes rurales a las rutas y precisó que “no queremos obstaculizar el paso de nadie, sabemos que es necesario articular acciones de protesta pero sin causar perjuicio a nadie y en ese sentido no va a haber inconvenientes”.

Frente a los dichos del Gobierno provincial minimizando las consecuencias del ajuste impositivo, en el sentido de que al 60% de los productores no los iba a afectar y que hacía 50 años que no se modificaba la carga inmobiliaria, Giannasi señaló “que son muchas inexactitudes juntas. En realidad esto va a afectar a todos los productores por una vía u otra, porque se revalúan las tierras, y se incrementa el impuesto inmobiliario, y para un pequeño productor de hasta 50 o 60 hectáreas por ahí pague igual o un poco menos de inmobiliario pero va a pagar un tributo nacional en una suma muy considerable que son bienes personales o ganancias mínima presunta”.

Además, en Radio La Red, afirmó: “Que esto es progresivo también es una inexactitud. La ley contempla escalas, y hay progresividad efectivamente en las alícuotas del 3,5 por 1.000 al 22,1 por 1.000. Pero mientras que la escala más baja es hasta $70.000 de valuación, en el 22,1 por 1.000 es más de $2.000.000. Y hoy cualquier predio va a tener un valor superior a ese, es decir que va a pagar lo mismo un pequeño productor de 120 hectáreas comparado con uno que tiene a lo mejor 3.000, 4.000 o 5.000 hectáreas. El impuesto de progresivo no tiene nada”.

Respecto a la exenciones dadas a las zonas afectadas por sequía, precisó que “esto es una cuestión legal. Hay una normativa de emergencia en la provincia, y esto dura unos meses mientras ese fenómeno subsista, pero después van a estar igualados al resto de los productores. Lo que realmente nos preocupa, es por qué no nos convocaron, por qué no nos llamó el gobernador o algún legislador del Frente de la Victoria para explicarnos en una mesa todas las bondades que esta ley tiene y no hubiera habido problemas de ningún tipo para nadie, pero esto no pasó y un tema que tenía tratamiento parlamentario fue impuesto por decreto”.

Audio completo de la entrevista

Viernes 1 de junio de 2012