“Hay más rayos que antes debido al calentamiento global”, explicó el ingeniero Mario Benedetti

Compartir

Una mujer de 23 años en situación de calle falleció esta semana cuando fuera alcanzada por un rayo en el barrio porteño de Villa Lugano lo que provocó un paro cardíaco.

La joven fue ingresada en el Hospital Piñero, y murió a las pocas horas, mientras que se encuentra grave un hombre que la acompañaba y que también fuera alcanzado por la descarga.

En Mañana Sylvestre consultamos al ingeniero Mario Benedetti, investigador del CONICET para conocer más sobre este fenómeno y establecer las mejores medidas de prevención ante tormentas eléctricas.

“Hay más rayos que antes debido al calentamiento global. El problema es que en el mundo se producen una cantidad enorme de rayos en zonas tropicales pero por el efecto del calentamiento global se han ido corriendo hacia el sur”, precisó el investigador.

“Uno no puede manejar dónde cae un rayo, éste cae donde le conviene, por lo que podemos hacer cuando sabemos que habrá tormentas eléctricas es resguardarnos. Mientras que los árboles, como cualquier elemento que sea alto, atraen a los rayos. Si hay una persona sola en un campo y no hay árboles, el único elemento de descarga es esa persona”, comentó.

Detalló que una descarga voltaica de esa naturaleza es letal, y por tanto la persona que lo sufre puede morir instantáneamente electrocutada, pero también puede tener otros efectos, como ceguera por la extrema luminosidad del rayo.

Viernes 14 de diciembre de 2018