“Hay un clima de tristeza y desesperanza y de que no hay una salida”, señaló el cura Eduardo de la Serna

Compartir

En la previa a la Nochebuena, el cura Eduardo de la Serna, referente de la agrupación católica Curas en Opción por los Pobres habló de la complicada situación social que atraviesan los sectores más humildes en estas fiestas.

“La fiesta de Navidad suele ser un encuentro de familias alrededor de una mesa pero cuando las mesas están vacías es más un expresión de tristeza que de alegría. Antes todos los domingos podíamos comer asado y ahora la gente espera a Navidad para poder comer asado, porque hacer meses que no lo comía. Hay cosas para celebrar, no es el trabajo o la justicia social pero sí es la fe”, expresó.

Comentó que gracias a la acción solidaria de muchas personas que acercaron pan dulce y turrones, su parroquia podrá distribuir donaciones para las fiestas entre los vecinos más pobres, pero “obviamente son cosas que se pueden hacer solo una vez”.

“Estar juntos es importante. El encontrarse en una mesa es motivo de fiesta y de resistencia, Hay un clima de tristeza y desesperanza y de que no hay una salida”, sentenció.

Lunes 24 de diciembre de 2018