Intrigas, Alianzas y Traiciones: La pregunta que despertó la furia de un presidente

Compartir

En Intrigas, Alianzas y Traiciones: El detrás de cámara de nuestra democracia, el periodista Gustavo Sylvestre comparte con los lectores un relato ágil sobre los hechos más importantes que los argentinos vivimos desde el retorno de la democracia, junto con anécdotas y diálogos contados de primera mano de boca de los protagonistas de la política nacional.

En uno de sus capítulos, Sylvestre cuenta el día que una de sus preguntas desató la furia del entonces presidente Carlos Menem allá por 1991, cuando el escándalo político conocido como Yomagate comenzaba a sonar fuerte en los medios y la opinión pública.

El entredicho sucedió cuando Menem había concurrido de visita a un leprosario, en momentos en que una pregunta de Sylvestre –entonces periodista de exteriores de Canal 13- alteró repentinamente el humor del ex mandatario.

GS: -Usted sabe que se habló en su momento de la existencia de estos casetes y Amira (Yoma) reconoció anoche que los había grabado ella. Allí se hace mención a una reunión con la doctora Servini de Cubría por este denominado “Narcogate”.

Visiblemente alterado, el presidente levantó la voz:

Menem: “Pero nooo.. ¿Qué tiene que ver esto..? ¿En dónde..? ¿Usted escuchó los casetes? ¿Vamos a volver sobre el tema? ¿Por qué en una visita de esta naturaleza usted trae a colación un tema de esta naturaleza..?

GS: Porque creemos, señor presidente, que es un tema importante que tiene que ser esclarecido.

Menem: -Escúcheme, escúcheme. Yo no soy juez—los que tienen que esclarecer son los jueces el tema, no yo.

Ofuscado , Menem dio media vuelta, se dirigió a su auto, pero volvió a bajar y luego de un cruce de palabras donde iba elevando el tono, disparó: “Que sea la última vez que me hacés esto.. terminala con este tipo de preguntas…”, le reprochó enardecido.

Más adelante el periodista cuenta el imperdible comentario que le hiciera el entonces ministro del Interior, José Luis Manzano en Casa Rosada tras el vuelo mediático que había tomado el entredicho: “Manzano me llamó y tomándome del hombro me increpó: ¡Pendejo, ¡Qué le hiciste al Turco que está recaliente con vos? Este episodio lo irritó mucho al Turco, lo tiene muy nervioso. Igualmente estuvo desmedida la reacción con vos.. Con el flaco Bauzá se lo dijimos y él lo debe haber aceptado, porque nada nos respondió”.

Tras ese episodio, cada vez que me detectaba en algún pelotón de periodistas, Menem me saludaba correctamente, pero me evitaba. Y siguió así, hasta mi llegada al programa “A Dos Voces”. A partir del año 1997, cada vez que le solicitábamos una entrevista Menem nos la concedía, porque siempre decía: “Con ustedes podemos discutir cara a cara, hablar de todos los temas, porque no hacen como otros periodistas que después te matan en el piso, y uno tiene derecho a réplica”, cuenta el periodista.

Intrigas, Alianzas y Traiciones: El detrás de cámara de nuestra democracia, de Ediciones B es un éxito en las bateas de las librerías de todo el país, y ya está en la calle la segunda edición del libro.