Intrigas, alianzas y traiciones: Las visitas de Chávez

Compartir

Intrigas, alianzas y traiciones, el último libro de Gustavo Sylvestre, presenta un repaso sobre la historia reciente de las últimas décadas de nuestra democracia, donde el periodista abre el arcón de sus memorias al lado de los protagonistas de la política nacional e internacional.

En el capítulo denominado líderes, Sylvestre comenta algunos de sus encuentros con Hugo Chávez, el desaparecido ex mandatario de Venezuela. Recordó el rol clave que tuvo en la reunión del Mercosur en Mar del Plata –que contó con la presencia de George Bush- en el que se impidió el ingreso de la región al ALCA

Hugo empezá a hablar y no pares hasta que me veas volver a la reunión ¡Cansalo a Bush!”, fue el susurro de Kirchner al bolivariano”, contó Sylvestre. Ese interminable discurso de Chávez serviría luego de virtual cortina para la tarea de convencimiento y disuasión que tuvieran Lula y Kirchner con Tabaré Vázquez, el mandatario uruguayo, quien en un momento parecía inclinarse en favor de la apertura de la región al ALCA.

“Para Chávez fue como se dice, papita pa´l loro. Empezó un largo discurso que molestó muchísimo al presidente norteamericano, que hacía caras y se movía fastidiado en su sitio. Mientras tanto, Lula y Kirchner “rodeaban” a Tabaré Vázquez, y lo persuadían de no cerrar con Estados Unidos. Les costó pero lo lograron”, comentó.

Luego, dedicó unos párrafos a su encuentro con el líder venezolano, donde el ex mandatario confesó su fervor por Juan Domingo Perón.

“En Buenos Aires, Chávez nos recibió en su hotel. La nota prevista para las 21, comenzó a las 23. Después nos quedamos charlando hasta la madrugada con el locuaz presidente venezolano, que nos contó su pasión por Perón, y por leer todo lo que fuera sobre el peronismo. Fue el momento en que le comenté de la reciente película que Leonardo Favio había realizado y dado a conocer en 1999. Perón, sinfonía del sentimiento. Inmediatamente, el presidente Chávez ordenó a uno de sus edecanes: “Me la consigue ya, que me la quiero llevar de regreso conmigo“. Para el segundo encuentro, que se concretó en la Residencia de Olivos, unos años después, el presidente venezolano me agradecería la recomendación”.

Sábado 8 de septiembre de 2016