Jubilaciones en peligro: “No podemos aceptar recetas que vengan del FMI”, señaló Gabriel De Vedia

Frente a las informaciones que indican que el Gobierno se comprometió con el FMI a avanzar en 2019 con la modificación del sistema jubilatorio, Gabriel De Vedia señaló que “no está mal pensar en reformar un sistema previsional; pero sí es peligroso que sea con condiciones impuestas desde afuera y que no surjan del seno de la comunidad. Los proyectos de ley tienen que surgir siempre de abajo hacia arriba, y no ser impuestos en forma categórica hacia abajo y desde afuera”.

“En segundo lugar, ¿por qué es importante que se discuta entre todos un proyecto de reforma previsional, en el caso de que sea necesario? Hay principios que rigen todo lo que es la seguridad social: la universalidad, la inclusión, la justicia social, la redistribución del ingreso, la redistribución de la riqueza, la dignidad de los trabajadores jubilados… Estos principios los encontramos en la Constitución y en los tratados internacionales que la Argentina suscribió. Pero también los encontramos al observar la dignidad de las personas, el tejido social del cual forma parte la persona. Ahí encontramos los elementos que deben nutrir una reforma previsional”, señaló De Vedia en diálogo con Mañana Sylvestre.

Consultado por los trascendidos que indican que se buscaría llevar la actual asignación PUAN (Prestación Universal para el Adulto Mayor) que cobran los hombres y mujeres a partir de los 65 años del actual 80% de la jubilación mínima (que ya representa una quita respecto de lo que ocurría en el pasado, cuando se cobraba la jubilación mínima entera) a un 70%, De Vedia indicó que “hay un ejercicio que le tenemos que proponer a los ciudadanos. Si queremos saber si una nueva norma o un proyecto va en contra de la Constitución y si es regresivo, tenemos que comparar la legislación vigente con la que se pretende imponer: si ensancha derechos seguimos hacia adelante y hay que apoyar el proyecto; si restringe o elimina algunos derechos, entonces es regresivo, inconstitucional, y debiéramos ofrecer una alternativa superadora entre todos. Todo indica que si viene del FMI no sería saludable ningún proyecto: no podemos manejar recetas desde afuera, porque la soberanía nacional, independencia económica, son elementos básicos de un sistema republicano…”.

El consumo en la mira
Un proyecto que apunte a que los jubilados ganen menos “sería negativo desde varios puntos de vista: no solo del haber jubilatorio, de la dignidad del jubilado, ya que le estarían sacando posibilidades concretas de comprar remedios y alimentos y tener un mejor nivel de vida, sino también por el tema económico del país: la gente tiene que tener la posibilidad de consumir, si no se achica la economía, y este es un círculo que no sería virtuoso, sino peligroso”.

DE Vedia enfatizó que “el principio rector del sistema jubilatorio es la solidaridad: tenemos que ver la sociedad como un todo compacto, donde el individuo es importante, pero la individualidad tiene que estar al servicio de la colectividad. Esta es la base o el principio rector que domina a cualquier sistema previsional argentino y a todo el sistema de seguridad social. Me parece que si no vemos que un proyecto previsional plantee mejoras en estas cuestiones, tendríamos que pensar que probablemente debiera ser revisado. Y luego acá en la Argentina hay muchísimas personas formadas, preparadas, que pueden proyectar eventualmente un sistema previsional. Desde la doctrina que debe dominar al sistema previsional, y no ideologizado en base a recortes, a un criterio que hasta es equivocado desde el punto de vista de la economía un país, que es eliminar la posibilidad de consumo”.

Lunes 29 de octubre de 2018