“La actual `paz cambiaria´ nos resulta muy cara a los argentinos; es un dólar planchado que nos cuesta 60 puntos de tasa de interés”, destacó Matías Tombolini

Compartir

Frente a la presunta “pax cambiaria” que se vive hoy en el país algunos economistas del propio Gobierno empezaron a hablar de una paz artificial –incluso lo dijo Miguel Acevedo, presidente de la UIA- y de que el dólar puede explotar en algún momento, Tombolini señaló que “, que es un retraso y a toda costa el Gobierno está intentando maquillar los números de la coyuntura para no tener que informar números pésimos, por más que de fondo la Argentina tiene la peor performance de empleo de los últimos 13 años, 2 dígitos de desempleo, la comida que en términos de precios avanza a una velocidad que es el doble de la de los salarios y lo mismo pasa con el transporte y con el promedio de los precios”.

En diálogo con Mañana Sylvestre el economista enfatizó que “el Gobierno busca mostrar que el Excel no es tan malo como la realidad, cuando la foto de la realidad es la que ves cuando salís a la calle y la gente está durmiendo a la intemperie en cada vez mayor número, y cuando ves que el hambre –que es el verdadero default que enfrenta la Argentina- es escalofriante. En ese contexto se acaba el relato y el Gobierno se queda sin explicación”.

País con “defensas bajas”
Consultado sobre si el Gobierno podrá mantener esta pax cambiaria hasta las elecciones, Tombolini recordó que “en el verano de este año, un año en el cual la tasa bajó hasta 44%, había transcurrido un proceso bastante similar al que vemos hoy… Y sin que cambie el modelo –que sigue siendo endeudar para fugar-, sin que cambien las condiciones de fondo de la macroeconomía argentina esto deja al país básicamente a la defensiva”.
“Argentina es un país con las defensas bajas –continuó Tombolini-. Cualquiera que estornuda alrededor, a nosotros nos contagia de neumonía. Es un país que la tasa de ahorro respecto del producto (lo que hemos guardado por las dudas) es tan bajo, que podemos caer en una espiral de devaluación e inflación –y por cierto hoy la devaluación no es tanta y la inflación sigue, pero el dólar ahora no sube y los precios siguen aumentando a un ritmo de 2,5% mensual…-.

Con respecto a los aumentos constantes de la nafta, el candidato a jefe de gobierno porteño indicó que “en el pasado, cuando la nafta ya había aumentado, te decían que el problema era el precio internacional del petróleo; y luego, cuando no fue el precio internacional, fue la devaluación; y ahora no es el precio ni la devaluación, y te siguen diciendo que el precio se recuperar porque perdió el año pasado…”.

“La nafta fue lo que más aumentó, por encima incluso del precio promedio de la economía –el año pasado la nafta aumentó el 48% y este año de mayo a mayo lleva un incremento acumulado de 67%-. Esto es porque no hay un Estado que regule el precio de los combustibles, cosa que en estos momentos sería tan importante”, puntualizó Tombilini.

Campaña
“Vamos a encarar la campaña como lo hicimos siempre, con una agenda que ponga a la política a discutir sobre los temas que no se discute –apuntó Tombolini-. En la Argentina no discutimos del hambre, cuando es un tema central. Cuando queremos hablar de una agenda de salud y de educación distinta, que priorice la prevención en nuestras escuelas primarias y secundarias en materia de salud, son todos temas que los quieren tapar con anuncios de obras, que por supuesto, son importantes, pero no son medulares”.

“Cuando hablamos de educación, y queremos fusionar esta agenda con la verdadera agenda de innovación que el país necesita, desde el Gobierno se la reemplaza con una agenda de innovación palermitana, que se referencia en un conjunto de temas que por supuesto no hacen sentido en el ala central del desarrollo postergado de la zona sur de Buenos Aires”, concluyó Tombolini.

Martes 9 de julio de 2019