La columna de chequeado: El presupuesto educativo y la tasa de estudiantes universitarios

Compartir

Como todos los jueves, estuvo en Mañana Sylvestre Matías Di Santi, uno de los responsables de la web Chequeado.com, sitio reconocido del llamado periodismo de datos que analiza la veracidad de los comentarios públicos de dirigentes, funcionarios y políticos.

En esta ocasión, Di Santi desmenuzó dichos del ministro de Educación Esteban Bullrich y de la expresidenta Cristina Kirchner.

“Hay un aumento en el presupuesto educativo, sanción contra sanción, del 50%”, había dicho recientemente el actual ministro de Educación.

“Al ver la evolución de los presupuestos sancionados a los que hizo referencia Bullrich, el aumento entre 2016 y 2017 para el Ministerio efectivamente alcanza el 58%, pasando de casi $83 mil millones a $131 mil millones. Sin embargo la inflación entre septiembre de 2015 y septiembre 2016 fue del 43% con lo que la suba del presupuesto da un poco menos del 15%”, sostuvo Di Santi.

“Además cuando asume Macri en diciembre de 2015 hubo un cambio en el organigrama estatal que hizo que el Ministerio de Educación incorporara todo lo que es Deportes, por tanto es hoy el Ministerio de Educación y Deportes. Entonces se están comparando cosas que no se pueden comparar”, agregó en relación al cruce de partidas presupuestarias de ambos estamentos.

Al analizar con este criterio el presupuesto sancionado de 2016 y el proyecto de 2017, la función Educación y Cultura pasa de $123 mil millones a $160 mil millones, un aumento de aproximadamente 30%, suba menor que la inflación interanual calculada para septiembre por la Ciudad de Buenos Aires (43,1%).

Le ponemos engañoso, porque si bien es verdad el aumento pero está comparando un presupuesto viejo contra uno nuevo y la suba en educación está por debajo de la inflación”, finalizó.

La matrícula universitaria

“El 4,5% de la población argentina está en las universidades y 3,5% está en las universidades públicas y gratuitas”, había señalado la ex presidenta Cristina Kirchner, remarcando el aumento en la matrícula universitaria producido durante la gestión del kirchnerismo, y también fue analizado por Chequeado.

“En 2003 a la tasa de estudiantes universitarios era de 3,9% y en 2014 llegó a 4,4%, con una suba del 10%”, explicó Di Santi, aunque planteó algunos reparos a los dichos de la exmandataria.

“Al analizar el indicador de graduados cada 10 mil habitantes, la Argentina (28) se ubica, según datos de 2013 y 2014, por debajo de los países de la región que se analizan en los informes del CEA: superan al país Brasil (50), Chile (48), México (48) y Colombia (33). Según datos de 2011, Cuba, con 81 graduados cada 10 mil habitantes, supera a las naciones nombradas”, consignó.
Ana María García de Fanelli, investigadora del Conicet y del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), y la economista Cecilia Adrogué de Deane fueron consultadas por Chequeado y aseguran en un informe de 2015 que la “Argentina se destaca en América Latina por tener una de las tasas brutas de educación superior más altas, similar a la de los países desarrollados, fruto de un sistema no selectivo de admisión”, aunque advierten que “la igualdad de oportunidades en el acceso no ha sido suficiente para garantizar la equidad en los resultados”.

Según ese estudio, se muestra cómo entre 2003 y 2013 los quintiles más bajos (de menos ingresos) fueron los más beneficiados en cuanto al acceso universitario, aunque al mismo tiempo fueron los que más altos niveles de abandono tuvieron.

Por tanto, para Di Santi, los dichos de CFK son “verdaderos, pero se ha omitido algún dato en particular”, precisó.

Jueves 3 noviembre de 2016