La columna de Daniel Molina: La deslegitimación como estrategia

Compartir

“Lo que está pasando es que se le quita legitimidad a quien gana. El que pierde como en Tucumán dice que el que gana está sucio, y le quita legitimidad, que es una forma de presionarlo y obtener cosas a cambio”, sostuvo Daniel Molina en su espacio de análisis en Radio Del Plata.

Molina subrayó lo que considera un método de desprestigio del adversario político a través de la deslegitimización electoral
“Al deslegitimar el proceso electoral lo que se hace es debilitar el gobierno del otro, y condicionar a los futuros mandatarios”, remarcó.

“Lo que sí hay un peligro en que el fallo tucumano se replique y es lo que va a pasar la elección del domingo en Chaco, donde va a pasar un Tucumán II, porque van a haber denuncias, se va a judicializar”, expresó.

Sobre cómo se resolverá el conflicto político en Tucumán, luego del fallo de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que declaró nulas las elecciones provinciales, Molina consideró que el caso “va a llegar a la Corte Suprema, y posiblemente Tucumán sea intervenido porque no pueden asumir las nuevas autoridades”.

“Hay un montón de mecanismos que van a complicar la situación, pero en algún momento el que ganó va a volver a ganar y va a gobernar. Tendría que pasar un cataclismo para que eso no suceda”, sostuvo.

Jueves 17 de septiembre de 2015