La columna de Daniel Molina: Una reflexión sobre la Revolución de Mayo

Compartir

“Desgraciadamente la historia que nos llega en el primario y no mejora mucho en el secundario es una Revolución de Mayo como un acto burocrático y/o simpático, y en realidad fue una revolución, muy extraña porque a los pocos meses publican un decreto en quechua y castellano declarando a los indios iguales a los blancos y tienen los mismos derechos”, dijo el periodista Daniel Molina, en su pensamiento sobre el verdadero significado de la Semana de Mayo de 1810.

Molina aclaró la pequeña dimensión que tenía Buenos Aires por entonces, un poblado de 40.000 habitantes, lo que significa menos que el barrio más pequeño de la Ciudad, en nuestros días.

“Fue una gran revolución, una revolución de locos que hoy nos parecería inverosímil, porque fue como si hoy los kioskeros de Monserrat transformaran el mundo”, refirió sobre el nuevo panorama que abrió la Revolución de Mayo a nivel regional, y cuyas consecuencias no eran del todo imaginadas por entonces.

“No hay una idea de lo que la revolución significa en 1810, el decir que el poder no está en el Rey, ni en dios sino es el pueblo”, remarcó.

En Radio De Plata, el crítico cultural invitó a tomar a la Semana de Mayo para “volver a pensar en la Argentina, en cómo nacimos como nación, cómo fue esa lucha, una lucha que inmediatamente tuvo destino continental, donde la sociedad comprendió que la única forma de poder de mantener la revolución y cambiar completamente el panorama político era unirse a toda América del Sur”.

A la vez recordó que las únicas dos batallas importantes que se hicieron en Argentina en tiempos de la revolución fueron Salta y Tucumán, mientras que el resto se disputaron en Chile, en Uruguay, en Paraguay, en Perú y en Bolivia.

Fue una guerra de ideas y de sueños”, finalizó el periodista en su columna y llamó a tener dos formas de acercamiento cultural al siglo XIX, una de a través de la visita al Museo Histórico Nacional, ubicado en el Parque Lezama, y otra a través de los cuadros históricos que presenta el Museo de Bellas Artes.

Jueves 21 de mayo de 2015