Inicio La columna del Pepe La Columna de Pepe...

La Columna de Pepe Mujica: “Hay que pelear muchas batallas para ganar alguna”

En Mañana Sylvestre, ex presidente del Uruguay brindó su habitual  su columna de los jueves, un espacio de reflexión social y política sobre el acontecer de la Patria Grande. El dirigente del Frente Amplio habló de la actualidad de la pandemia en Argentina y en su país, y del impacto sobre las economías. El líder del Frente Amplio uruguayo resaltó la necesidad de mantener en alto las banderas progresistas ante la avanzada liberal de los últimos 40 años que a su juicio tornó al mundo mucho más injusto.

Aquí la transcripción completa de la conversación entre Gustavo Sylvestre y el histórico referente de la izquierda oriental.

GS: Y nos vamos al encuentro en la otra orilla del Río de La Plata, como todos los jueves a esta hora de la mañana el gustazo enorme que nos damos en Mañana Sylvestre de recibirlo para escucharlo con sus reflexiones al ex presidente de La república Oriental del Uruguay, nuestro querido Pepe Mujica. Pepe, buen dia como andamos?

PM: Buen día, un gusto poderlos saludar, y decir cómo andamos… y andamos mal, andamos de un lado y del otro andamos mal, la pandemia nos trae lengua afuera y con peligro de lo que puede significar la saturación de la capacidad, en todos los órdenes, y hemos perdidos el rastro de los contagios, y bueno, intentamos apurar el proceso de vacunas, pero no es mágico tampoco.

GS: Me interesa reflexionar con usted esta mañana sobre cómo hay sectores políticos que sobretodo, bueno ustedes ahí lo tienen gobernando, a la derecha, que un poco subestimó y ahora el lunes fue el país del mundo con más casos de COVID-19. Pero estas derechas que se ponen tan duras, en contra de medidas frente al avance de la enfermedad. ¿Qué les pasa por la cabeza?

PM: Si, el problema, es que las medidas fuertes que pueden contribuir a mitigar la circulación del virus, el contagio, tienen, obviamente, además de dificultades penosas en la economía, y entonces acá se produce una contradicción, se quiere salvar a la economía y a su vez, defender al frente sanitario, y esto es contradictorio. Entre defender la salud y la marcha de la economía, se genera una contradicción, salvo que esté dispuesto a gastar muchos recursos, para intentar mitigar el efecto eventual de la paralización, pero como los recursos siempre son escasos, se produce un inconformismo en aquellos que se sienten afectados y una presión en la propia sociedad. Y eso también aparece en la sociedad, y entonces, todo el mundo anda disconforme, por la derecha, por la izquierda y por el centro. Y estamos muy lejos de asumir la actitud de cardumen que deberíamos de asumir para poder enfrentar esta pandemia. Afloran todos los individualismos. Nuestra derecha no quiere correr el riesgo de tener que endeudarse demasiado para mitigar los efectos adversos de la economía. Y por lo tanto no toma medidas restrictivas que pueden paralizar ciertos sectores económicos. Y también pensamos que al principio éramos los campeones del barrio, que nos iba muy bien, que éramos unos fenómenos y no somos ningún fenómeno, ni somos campeones del barrio ni nada por el estilo. Se confió el gobierno, se confió el pueblo, y el bicho nos pasó por arriba.

GS: Buenos, eso a nivel de la República Oriental del Uruguay, porque acá, por suerte, el gobierno si tomó esas medidas de ayuda financiera el año pasado y se gastó mucho en ayudar a los sectores. Pero acá en la Argentina, los poníamos de ejemplo.

PM: Si, no tengo duda, pero lo que pasa, es que a ustedes lo que les pasó es que les llovió sobre mojado, cae la peste y tenían un problema de endeudamiento fuerte, y la capacidad de maniobra que pueden tener en esas condiciones, naturalmente, no era infinita. En Uruguay, si había cierto margen de déficit fiscal, y había créditos ya concedidos, estaba la puerta abierta.

GS: Y no lo usaron

PM: No, y no era un país que tuviera obligaciones impostergables, había un margen de maniobra que no se utilizó, y por otro lado, pienso que en un momento de tragedia, aquellos que tienen mejores ingresos, debieron haber sido convocados para sistemáticamente aportar algo, para ayudar a los sectores que están más jodidos,y no se quiso hacer, se hizo algo en dos meses, un saludo a la bandera, a los públicos, pero hay sectores privados que tienen buenos ingresos y deberían haber aportado algo en esta pandemia, para mitigar sobre todos estos trabajadores que son cuentapropistas, y que no tienen seguro de paro, no tienen esto, no tienen lo otro, y de la noche a la mañana se vieron en condiciones muy embromadas. El asunto que tenemos, problemas sanitarios y obviamente, el frente económico también se ve afectado, y uno saca la cuenta, ¿Si hubiera gastado más no me habría salido más barato? Dicen que Israel salió a comprar vacunas, y en muchos casos pagaron el doble de lo que valían entonces las consiguió, porque hubo gente que sacó las cuentas, más vale pagar más caro y tener que suturar la economía más rápido porque me saco el problema de arriba. Se da cuenta. A veces, por no gastar, terminamos gastando más. Al final de la farra veremos cómo es la cosa.

GS: Ahora, ahí es interesante, porque esto que en Argentina se lo ha denominado el Aporte Extraordinario a las Grandes Fortunas, que algunos igual se resisten, lo están judicializando, ahora lo están queriendo hacer a nivel mundial, el FMI acaba de proponer un impuesto a la riqueza. ¿Habrá que ir por esa vía?

PM: En realidad, si se miran las cifras económicas de carácter mundial, y la devolución, consuetudinariamente a partir del año ´80, la presión fiscal en el mundo central con respecto a las grandes compañías, a los grandes ingresos, fue bajando. Si se compara 1990, al 2000, 2010, con 1960, 1970, la salida de la guerra, la presión fiscal bajó considerablemente a favor de los sectores más acomodados. Este es el fruto de la revolución neoliberal, que se basó en el principio de estimular, bajando impuestos, alargar inversiones y el capital, y naturalmente, como contrapartida, se puede decir que proporcionalmente, los sectores de clase media humilde, fueron los que globalmente terminaron pagando más. Fuimos para atrás, históricamente, no sé si el mundo rico se animara a arreglar esta farra. Pero tenemos ese dilema, porque a su vez, se multiplicó la brecha enorme en presencia de los super ricos, los muy millonarios. Eso creció exponencialmente en el mundo. Y quedó en el fondo de la sociedad un inconformismo de las clases medias muy fuertes. Eso es lo que explica los votos a Macron, lo que pasó con Trump, muchísima gente de clase media tendió a votar en contra de lo que había. Sin tener claro a favor de que. Y bueno, y mucho tiene que ver probablemente con ese recorte de ingresos, que empezó con la Thatcher, que se extendió con Reagan y que se extendió por todo el mundo central, porque además trajo competencia fiscal.Y ahora parece que han medido el efecto y los que ayer comentaban de una cosa, aquellos organizamos, ahora nos están recomendando lo contrario.

GS: Ahora incluso hasta el FMI sugiere que se endeuden y que haya déficit para poder mitigar las consecuencias  de la pandemia de la economía y en las sociedades.

PM: Si, ¿Y hace un año y medio?

GS: Nos castigaban.

PM: Si.

GS: Ahora qué interesante esto como para ir cerrando con una reflexión final. Las sociedades cuando votan en contra de y no analizan a favor de que a hay que votar, porque después se paga caro. Lo de Bolsonaro es tremendo, una y otra vez.

PM: Si, el voto no necesariamente es racional, es profundamente emotivo, y es falso de que la gente no se equivoca. Los pueblos también se equivocan, son los únicos que tienen derecho a equivocarse porque son también los que pagan el costo, pero es aquello viejo, las vaquitas son ajenas.

GS: Y yo creo, que el otro día me lo decía, yo creo que usted lo debe conocer al doctor Manes, que analizando decía, hay que también prepararlas a las sociedades para próximas elecciones, porque la pandemia va a dejar un nivel de incertidumbre, de miedos que pueden ser captados por algunos de estos iluminados que intenten en un futuro vender espejitos de colores nuevamente, y ahí la política y los sectores progresistas otra vez van a tener que estar atentos, para no pasar lo de Bolsonaro, los Lacalle Pou, que después cuando llegan al gobierno…

PM: Lo del miedo de la civilización humana no es rectilíneo, el devenir y el progreso humano siempre queda atado, hackeado por contradicciones, es como una escalera infinita, de vez en cuando se rompe un escalón, hay que volver atrás, intentar remendarlo, y así seguir, es zigzagueante, nunca ha sido en flecha, por eso no hay nada seguro, ni está seguro el éxito, ni está segura la derrota. Lo que está seguro es la incertidumbre, y mucho depende de lo que tenga la capacidad humana que necesita de organizarse y de luchar colectivamente. Porque el progreso nunca se lo regalaron a la humanidad.

GS: Es verdad.

PM: Hay que perder muchas batallas para ganar algunas.

GS: Que bueno eso, ahí nos quedamos con esta reflexión final, buenísima. Un abrazo enorme y hasta el próximo jueves Pepe.

Te puede interesar

Provincia de Buenos Aires: “Con 20% de indecisos, estamos relevando una diferencia de 12% a 14% a favor del FDT”, señaló la consultora Marina...

La directora de Comunicación de la encuestador Analogía presentó el resultado de su último sondeo de opinión en territorio bonaerense, de cara a las...

Vacunación a embarazadas: “El principal objetivo es prevenir las formas graves de la enfermedad y la mortalidad consecuente”, dijo María Eugenia Carducci

En Mañana Sylvestre, la coordinadora de la Unidad de Medicina Fetal y Embarazo de Alto Riesgo del Hospital Italiano de San Justo remarcó el...

Cecilia Nicolini: “Se va a completar el esquema de vacunación con la segunda dosis a todas las personas”

La asesora presidencial en diálogo con Gustavo Sylvestre remarcó el avance del ritmo de vacunación en el país tras confirmarse que el país superó...

Más volumen a cortes de carne populares: “Ojalá sea un paso bien dado y en beneficio para el consumidor”, expresó Alberto Williams

El gobierno nacional anunciará este martes nuevas medidas con incentivos a la producción cárnica que permita mejorar la oferta de carnes y con ello...