“La Fundación Leo Messi no fue una institución con fines sociales, es un fraude moral a la gente”, expresó Federico Rettori

Compartir

El juez federal Ariel Lijo ordenó al BCRA que levante el secreto bancario de la Fundación Messi y ordenó al Banco Nación que brinde detalles de los movimientos bancarios ligadas a la entidad del astro argentino, para conocer el destino de los fondos depositados en dichas cuentas en la causa que investiga posibles delitos de evasión y desvíos de fondos.

Federico Rettori, ex empleado y denunciante ante la Justicia sobre las actividades de la Fundación Messi, habló con Gustavo Sylvestre y aseguró que la mayor parte de los fondos que manejaba dicha entidad benéfica fueron a emprendimientos privados ligados a la construcción.

“La investigación está en una etapa muy avanzada, ya se cruzaron un montón de datos de la UIF, datos bancarios, de pagos de cheques, y ya dio como resultado que la Fundación Messi en Argentina invirtió socialmente solo un 6% del dinero que ingresó, el resto del dinero fue destinado a fines privados”, aseveró Rettori y agregó que “muchos de esos gastos fueron a una constructora en Rosario, que después terminó haciendo una casa a Messi en un barrio de lujo”

“Esto es un dato de total relevancia porque lo que muestra es que no fue una institución que fines sociales como debería ser una fundación, y muestra el fraude moral a la gente”, dijo y aclaró que el responsable de estos manejos sería Jorge Messi, padre del futbolitas argentino.

“Lamentablemente en Argentina como en otros países del mundo no hay controles sobre las fundaciones. La IGJ de Santa Fe que debía haber controlado a la fundación Messi durante 9 años y medio cuando no recibió ni una memoria ni un balance y manejó millones de dólares. Es una locura”, consideró.

Miércoles 27 de noviembre de 2019