La historia de Oscar “Cacho” Zarza, detenido y secuestrado dentro de Vicentin

Compartir

En el aire de Mañana Sylvestre por Radio 10, Gustavo Sylvestre conversó con Oscar “Cacho” Zarza, ex empleado de la agroexportadora Vicentin, y ex líder gremial, quien fuera detenido durante la dictadura militar, en la propia compañía mientras cumplía sus habituales labores.

Zarza dio detalles de lo ocurrido en los ´70, cuando los trabajadores que participaban en luchas gremiales fueron identificados, marcados y secuestrados ilegalmente con la participación de la empresa. Zarza integró la comisión interna de la cerealera y fue uno de los 22 obreros que sufrió la represión ilegal por su rol activo de lucha dentro de la compañía aceitera.

En Radio 10, el ex sindicalista habló de las luchas internas en medios de sindicatos aceiteros “entreguistas” y líderes gremiales burócratas, que impedían las mejoras en las condiciones laborales y salariales del sector.

“Nosotros logramos conformar una lista, tener un gran apoyo de los compañeros trabajadores e ingresamos a las elecciones sindicales. Hubo una asamblea a fines de marzo del ´73. En esa asamblea ganamos nosotros, la lista opositora. Y no les quedó otra que hacer lo que hicieron siempre: Despedir gente de la fábrica e intervenir el sindicato”, relató.

“Empezamos las movilizaciones, que eran pequeñas, de 30 o 40 personas para que se vuelva atrás con todo, y para exigir intermediación para nuestra reincorporación en la fábrica. Y amenazaban a los que estaban adentro de la fábrica, llamaban a personas mayores. A nosotros nos venían a buscar con los Falcon verdes y nos llevaban a las oficinas de Vicentin para apretarnos, pero no teníamos miedo. Se hizo el 31 de mayo un paro total, paralizamos todo. Ahí quedamos marcados, pero no les quedó otra que reincorporarnos”, comentó.

El ex líder gremial habló de los tiempos siguientes, en la previa a la llegada de la dictadura militar, donde la situación política y gremial cambió, y empezaron a encadenarse las detenciones, los secuestros y las torturas, con la complicidad empresaria.

“En enero de 1976 empiezan las detenciones.. a unas 40 personas. Me detienen a las 9 de la mañana en la fábrica. Me llaman a la oficina, y me hacen un acta de detención dos personas de civil, bien vestidas; una persona vestida de combate, y un chofer de un jeep, que es el que me iba a trasladar. Y la empresa autorizaban estos operativos dentro de la fábrica”, dijo.

La segunda detención que sufrió Zarza fue el 2 de noviembre de 1976, ya en plena dictadura militar, donde permaneció unos días desaparecido y luego quedó detenido en la cárcel de Coronda hasta la navidad de 1978.

Zarza declaró días atrás en sede judicial convocado por el fiscal de Reconquista, Roberto Salum, en la causa que investiga el terrorismo de Estado en el norte de la provincia de Santa Fe.

Viernes 10 de julio de 2020