“La pasé muy mal, estuve 18 días en coma y perdí 40 kilos”, contó Walter Taboada, recuperado de COVID-19

Compartir

Walter Taboada es chofer de una empresa de ómnibus de larga distancia. En marzo realizó su último trayecto entre Retiro y Camboriu, Brasil. A su regreso del país vecino comenzó un periplo dramático que lo llevó a estar casi un mes internado en el Sanatoria Anchorena en terapia intensiva tras contraer coronavirus.

“La pasé muy mal, estuve 18 días en coma y perdí 40 kilos. De lo hiperactivo que era, hoy casi no hago nada. Estoy todavía en cama recuperándome, me agito mucho, los pulmones no me dan. Me levanto, camino acá en mi casa y después otra vez a la cama”, relató Taboada en conversación con Gustavo Sylvestre.

Hoy Walter todavía padece los efectos del COVID en su cuerpo, asegura que padece un cansancio continuo y molestias en sus pulmones que le restringen su nivel de actividad.

“Trato de recuperarme, le pongo toda la onda pero los pulmones no me dan. Hay días que la humedad no me ayuda. Cuando hace frío me duele cuando respiro”, comentó.

Respecto de los primeros síntomas que vinieron con la enfermedad, Taboada aseguró que “primero tuve dolores en las articulaciones, dolores musculares, pérdida de olfato, de gusto, falta de apetito”.

“Un día me despertaron, llegó la ambulancia, me pusieron oxigeno y fui a pasar al (Sanatorio) Anchorena donde caí en coma internado. Estuve con respirador artificial. Yo volví a nacer”, concluyó.

Lunes 27 de julio de 2020