“La presencia de Michetti era un insulto a la memoria de nuestros curas mártires”, sostuvo Paco Olveira

Compartir

En ceremonia desarrollada en el Parque de la Ciudad de La Rioja, el enviado especial de El Vaticano, el cardenal italiano Giovanni Angelo Becciu proclamó como beatos al obispo Enrique Angelelli, al presbítero Gabriel Longuevilledel, al padre Carlos de Dios Murias, y al laico Wenceslao Pedernera, quienes fueron asesinados durante la dictadura militar en 1976.

Mucho revuelo generó el cruce que se dio entre el sacerdote Francisco Paco Olveira, integrante del Grupo de Curas en Opción por los Pobres y la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien estaba presente en la ceremonia, a la que también acudieron el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, el de Salta, Juan Manuel Urtubey, el de Córdoba, Juan Schiaretti y la mandataria de Catamarca, Lucía Corpacci.

“Nos enteramos de que Gabriela Michetti iba a estar en la beatificación de Angelelli y nos parecía que eso era un insulto a la memoria de nuestros curas mártires”, dijo Paco Olveira en Mañana Sylvestre sobre el cruce que mantuviera con la actual vicepresidenta.

“Después de comulgar, me acerqué a Michetti. Creo que pensaba que yo llevaba un regalo, porque llevaba en la mano un crespón negro. Le dije que estábamos de luto y que su presencia insultaba la memoria de nuestros mártires porque a ellos los mataron por luchar contra las políticas que ustedes están llevando adelante en nuestra patria”, comentó el sacerdote sobre el entredicho.

“Era justo decirle algo que mucha gente quería decirle, y yo lo pude hacer. Me miró, y cuando iba a decirme algo, la seguridad de ella me empujó y me echaron”, aseveró el sacerdote.

Lunes 29 de abril de 2019