“La suba de precios de los alimentos básicos explica el crecimiento de la indigencia y de la malnutrición”, indicó Isaac Rudnik

Compartir

Esta semana el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina presentó su último informe que muestra que el 31,4% de los argentinos vive actualmente en una situación de pobreza, lo que equivale a 13,5 millones de personas.

En el aire de Radio 10, consultamos a Isaac Rudnik, titular del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) quien detalló las cifras propias en torno a la evolución de indigencia y pobreza en el país.

“El propio informe del Indec da un nivel de indigencia más alto que el de la UCA, porque daba en el primer semestre un 6,2% a nivel nacional pero en el conurbano bonaerense era de 8,2%, que es donde se concentra un 40% de los indigentes de todo el país”, explicó Rudnik.

Para el investigador social la suba de la indigencia y de la malnutrición tiene relación directa con la evolución de los precios de los productos básicos alimenticios, que en el algunos casos duplicó al de inflación anual.

“La Asignación Universal de noviembre a noviembre aumentó un 28%, esto si uno mira superficialmente puede parecer que subió por encima de la inflación, pero si analizamos los precios de cada alimento la situación es distinta. Porque en ese lapso las papas aumentaron un 70%, los tomates un 44%, el yogur un 43%, la leche y quesos 33% y el dulce de batata un 48%, lo cual explica por qué aumenta la indigencia y la malnutrición”, indicó.

“Notamos una suba de malnutrición entre nuestro primer informe de principios de año y el segundo informe anual que terminamos en noviembre, de 43 puntos que teníamos a principios de año a 47 puntos ahora”, agregó.

Por último estimó que “cuando el Gobierno se niega a generar cualquier tipo de medida reguladora de los precios de la canasta de los alimentos, ayuda por acción u omisión a que este tipo de situaciones se agraven cada vez más”.

Martes 12 de diciembre de 2017