“La tendencia es preocupante porque se acelera el desequilibrio de las cuentas externas”, indicó el economista Germán Herrera Bartis

Compartir

“El diagnóstico que compartimos muchos economistas es que las distintas crisis cíclicas de la Argentina tuvieron como origen central un desequilibrio de las cuentas externas”, advirtió el economista Germán Herrera Bartis, miembro de la Universidad Nacional de Quilmes quien puso el foco en las serias dificultades que atraviesan las cuentas externas por el desequilibrio entre importaciones y exportaciones, que ponen en riesgo el futuro económico del país.

“Se conocieron números del sector externo y que fueron bastante preocupante. Solo en el tercer trimestre la llamada cuenta corriente de la balanza de pagos dio un déficit de unos US$8700 millones. Eso permite proyectar un 2017 con unos US$32.000 millones o US$33.000 millones de déficit. Esto es un rojo equivalente a unos 5 puntos del PBI y es un récord en las últimas décadas”, indicó.

“Cuando la economía gasta más dólares de los que ingresan por vía de exportaciones empiezan a aparecer las tensiones en el sector externo. Si ese desequilibrio crece y se hace más extremo, que parecería pasar ahora, esas tensiones se pueden transformar en crisis”, explicó Herrera Bartis.

“En el saldo entre exportaciones e importaciones, este año en bienes vamos a terminar US$7.000 millones abajo, en servicios solo en turismo se va a restar US$10.000 millones y por remisión de utilidades al exterior, por las empresas transnacionales que ya existen en Argentina y esa cuenta va a sumar US$8.000 millones. Por último está el pago de intereses de deuda que producto de la estrategia del Gobierno de ir incrementando la deuda externa, se va acrecentando esa cifra”, agregó.

Para el economista, “la tendencia es preocupante” porque “se acelera el desequilibrio de las cuentas externas”, y si no se tuerce el rumbo opinó que “vamos a derecho a una nueva crisis”.

Martes 26 de diciembre de 2017