“Las clases van a empezar, lo que estamos discutiendo son las condiciones”, señaló Angélica Graciano, de UTE-CTERA

Compartir

La titular del gremio docente UTE-CTERA pasó por el aire de Mañana Sylvestre en Radio 10 y habló sobre las negociaciones que realiza con el Gobierno de la Ciudad de cara a la modalidad final que tendrá el inicio de clases.  Graciano precisó que quedan por resolver temas conflictivos como la educación de los niños más pequeños -que requiere mayor contacto físico-, además de la garantía en las condiciones de seguridad e higiene tanto para docentes como para los alumnos.

“Desde el año pasado estamos pidiendo la conformación de comités mixtos o interdisciplinarios para debatir las condiciones de trabajo, de seguridad y de higiene. Es la primera vez que nos entregan un borrador para discutir. Fue un pequeño avance pero hay diferencias muy importantes como la escolarización de los bebés, y también el relevamiento de la ventilación, de los baños y si se va a garantizar personal extra de auxiliares y docentes”, indicó Angélica Graciano, titular de UTE-CTERA en diálogo con Mañana Sylvestre.

El Gobierno porteño ratificó semanas atrás la decisión de impulsar el regreso de las clases presenciales en la Ciudad, lo que generó la disputa con los gremios docentes, quienes reclaman garantías tanto edilicias, como de seguridad e higiene.

“Las clases van a empezar, lo que estamos discutiendo son las condiciones. Si la gradualidad implica que van a empezar los más pequeños, que tiene más riesgo por su educación de proximidad, eso hay que discutirlo”, dijo.

Acotó que la idea del Gobierno porteño de organizar “burbujas” de trabajo educativo que incluirán a 30 estudiantes con una distancia social de 1,5 metros, no es posible de llevar a cabo en muchos de los colegios de la Ciudad. “Así no entran en un aula”, expresó Graciano.

“El otro tema es el transporte. No se puede dejar librada a la buena voluntad de las personas que están en la cola del colectivo para dejarlos a los chicos o los docentes pasar primero y los docentes pierden el presentismo”, apuntó.

A su vez recordó que “entre marzo a agosto el Gobierno de la Ciudad no entregó lavandina, y fueron los meses más duros de la pandemia. Y además distribuyeron alcohol en gel dentro de botellas de agua mineral. Hay que reconstruir la confianza”.

Viernes 29 de enero de 2021