Las mezquindades de la política brotan en torno al default

Compartir

El chiquitaje y las mezquindades de la política argentina afloran por estas horas en algunos sectores, a la par de las negociaciones que el Gobierno realiza con los holdouts, para tratar de cumplir con las exigencias del fallo del juez Thomas Griessa. Mientras algunos desde la oposición apuestan al default pensando en un futuro mejor para ellos y otros lanzan amenazas a funcionarios del Gobierno de denuncias penales por ‘negociar‘ con Griesa, sectores más racionales del Frente Renovador enviaban ayer mensajes tranquilizadores al Presidente del Banco Central de la República Argentina, en el sentido de que desde el sector de Sergio Massa no acompañaran ninguna iniciativa alocada ni denuncias de otros sectores políticos (en obvia referencia a UNEN) e instaban al gobierno a que negocien en el marco de lo expuesto por el juez norteamericano el pago a los holdouts.

“Si se lee entrelíneas lo que dice ayer Griesa, está indicando: ‘avancen con las negociaciones, busquen la forma de pagar que yo los cubro de la cláusula RUFO’”, comentaba uno de los integrantes del equipo económico de Massa, y habitual consultor del mercado en esta materia. El economista además indicaba: “Los que dentro del gobierno juegan o sueñan con un default y lo plantean en forma épica, se equivocan. Por suerte Cristina es mucho más racional de lo que muchos suponen y va a terminar dando la orden de negociar y pagar”.

El economista, agregaba: “El mismo Griesa les está indicando que no quiere el default para la Argentina, y que dentro de su juzgado el se encargará de dictaminar para que eso no ocurra, siempre y cuando la Argentina pague. Hay que negociar, y si se quiere pagar en enero del año que viene, no creo que pongan impedimentos”.

“Olvídese del 2015 para cualquiera de nuestro sector y para su futuro político, si es que caemos en default”, cuentan que le dijo a la Presidenta un funcionario de su Gobierno que ella suele escuchar y mucho, en las últimas horas, aconsejándola a que se negocie las mejores condiciones para pagar.

“No hay que desaprovechar, con una decisión equivocada, el panorama internacional beneficioso que se abrió para el país después del arreglo con el Club de París, y sobre todo, lo que ha dejado de beneficios la visita del Presidente de China, que ha sido muy importante”, señalaba ayer un operador de la City.

A todo esto, la política sigue su marcha al 2015, y los candidatos vuelven a aparecer en escena replanteando estrategias algunos, consolidándolas otros.

El gobernador Daniel Scioli ya tiene definido que enero del año próximo, y seguramente en Mar del Plata, será su lanzamiento formal como candidato presidencial.

“Nuestro objetivo a vencer ya no es Massa, es (Mauricio) Macri”, dicen que dijo el gobernador en las ultimas horas, después de repasar sondeos de los últimos meses, que marcan una curva decreciente para el diputado del Frente Renovador, y el crecimiento del jefe de Gobierno porteño.

El próximo sábado, Scioli volverá a Merlo, el territorio de Othacehe, de la mano del concejal Gustavo Menéndez, un ex massista que ahora trabaja para el sciolismo.

El macrismo está exultante y la orden del asesor Jaime Durán Barba a Macri ha sido la de ‘internarse’ en la provincia de Buenos Aires, para consolidar allí su perfil presidencialista. “Estamos teniendo un importante pase de dirigentes massistas a nuestras filas, por debajo, que se ha incrementado en las ultimas semanas. Y hasta algún intendente importante se vuelve con nosotros antes de fin de año”, indican desde el PRO, en obvia alusión a Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas.

En el massismo hay preocupación. El estancamiento en el crecimiento de la figura presidencial de su jefe, sumado a algunas ‘defecciones’ notorias que se han producido en la últimas horas, más la tensión que vuelve a reinstalarse en algunos por el posible pase de Martín Insaurralde a esas filas, han abierto algunas grietas en la estrategia para el 2015 que Massa intenta disimular con las recorridas por el interior.

“Insaurralde mide bien estando en el FPV. ¿Para que se va a ir si nadie lo está echando?”, dicen desde el sciolismo, donde el Gobernador está convencido de que “Martín va a seguir jugando con nosotros”. También han vuelto a mirar hacia Córdoba y le ofrecen a José De la Sota jugar en su espacio “aceptando las criticas que él plantea al Gobierno nacional. Somos amplios, pero no le pidan a Daniel que cambie, ni que se desmarque del Gobierno porque no lo hará. El aspira a ser el candidato oficial del sector, con las diferencias que también estará planteando y planteará pero sin romper”, dice un sciolista de la primera hora. A manera de anécdota, cuentan que hasta el Papa Francisco, con quien Scioli mantiene un permanente contacto con cartas personales que van y vienen a través de un amigo en común, le ha recomendado: “Vos no cambies”.

El que vuelve a la cancha de la política, seguramente en el mes de agosto, con la idea de anotarse nuevamente en la carrera a gobernador es Francisco de Narváez, alentado por las últimas encuestas que lo sorprendieron con un nada despreciable 14% de intención de voto.

Y pese a que intentan disimularlo, las fricciones son cada vez mayores en el espacio UNEN, donde el avance de un sector del radicalismo y la gente de Elisa Carrió en las conversaciones con el PRO de Mauricio Macri, preanuncian frentes de conflicto que pueden por terminar de desunirlos frente al futuro.

Miércoles 23 de julio de 2014