“Lo más difícil es el diálogo y jamás el gobernador tomó el camino más fácil”, sostuvo el ministro de Producción bonaerense

Compartir

Cristian Breitenstein, funcionario bonaerense de la cartera de Producción, Ciencia y Tecnología defendió el rol de Scioli en el conflicto con la autopartista Gestamp, tras los cuestionamientos de la Presidenta, y destacó que “había que cuidar la vida de las personas, independientemente de si su protesta sea legítima o no”.

“A veces descomprimir conflictos no es lo más fácil sino lo más difícil, como es el camino del diálogo, pero tiene que haber también firmeza para dialogar. Y estamos en la empresa, para decir que queremos asegurar a la provincia de Buenos Aires que tenemos todas las garantías para que comiencen a trabajar”, sostuvo Cristian Breitenstein, ministro de Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires, en relación al conflicto que paraliza la planta de la autopartista Gestamp.

“Lo más difícil es el diálogo y el camino de la negociación. Jamás el gobernador tomó el camino más fácil. Se evaluaron todos los caminos y se tomó el camino del diálogo porque ante cualquier conflicto había que cuidar la vida de las personas, independientemente de si su protesta sea legítima o no”, afirmó el funcionario, en el marco de los reproches disparados contra el gobernador por parte de la Presidenta, por la falta de soluciones al conflicto.

El origen de la crisis en la autopartista

“El conflicto viene de larga data y tuvimos una escalada desde el día martes, cuando 9 trabajadores se subieron a una grúa puente de casi 20 metros de altura con un metro de ancho, ocupando la empresa. Intervino el fiscal, con el juez competente, y se ordenó el desalojo por la fuerza pública porque se estaba cometiendo un delito lo que hacían los trabajadores”, comentó en referencia al origen de la disputa laboral que vive la compañía.

“El juez evaluó la posibilidad del desalojo y advirtió que habría riesgo para la vida tanto de los manifestantes como de la fuerza policial, para retirarlos del lugar. En ese contexto el Ministerio De Trabajo dictó una conciliación obligatoria que obliga a las partes a negociar, no a acordar”, agregó.

En este sentido, destacó que la distribución de la empresa se normalizó el mismo día sábado, y “se llevó adelante tareas de mantenimiento porque estuvo 4 o 5 días absolutamente parada, y requiere para su puesta en funcionamiento de una serie de revisiones técnicas para asegurar que todo esté en orden. Se estima en que en esta semana la empresa se va a normalizar, y lo que deseamos es que la totalidad de los trabajadores concurran a trabajar para que se normalice todo”.

Además, Breitenstein ligó la crisis en Gestamp con el panorama general de la industria automotriz, donde “estamos advirtiendo desde hace un tiempo un ciclo de suspensiones y estamos trabajando para que se corrijan porque queremos sostener el empleo, y mantener el ciclo de los últimos años de quintuplicación de la producción, y se han triplicado las exportaciones”.

“Una pérdida de vida, o una lesión grave de un manifestante, o de un policía, en vez de solucionar la crisis la magnificaba y la escalaba”, dijo y aclaró que “el sábado la producción comenzó a solucionarse y comenzar a salir los primeros camiones, y hay que recuperar stock”.

Audio completo de la entrevista

Lunes 2 de junio de 2014