“Los dipuchorros de la derecha quieren destituir al presidente”, dijo el hermano de Fernando Lugo

Compartir

En comunicación telefónica, el hermano mayor del mandatario paraguayo calificó como un “intento de golpe de Estado parlamentario” al juicio político que afrontará el presidente por la muerte de policías y campesinos en un desalojo.

“La acusación está tomada de los pelos, con 5 temas totalmente exagerados para un juicio político. Además hay una mano negra de la derecha, sectores que ya se conocen. No hay un justificativo para un juicio político”, declaró Pompeyo Lugo, hermano del mandatario paraguayo.

“Naturalmente, acá a la Cámara de Diputados desde hace dos semanas, la ciudadanía los calificó como dipuchorros, porque tienen un precio”, dijo descalificando a los legisladores opositores que forzaron el juicio político, y que podría desembocar en la destitución del presidente Lugo.

Es un golpe de Estado parlamentario, de uno de los poderes del Estado que quiere destituir a un presidente de la república electo con la mayor transparencia en la política paraguaya”, subrayó e identificó a los impulsores de la maniobra como “los sectores de derecha que siempre han manipulado gobiernos y elecciones”.

Respecto al clima político que se vive en Paraguay, Pompeyo Lugo manifestó que “hay una reacción total y general de la ciudadanía. Estuve viendo a las 5 de la mañana unas mediciones que se han hecho en los medios y la gran mayoría de la ciudadanía no acepta el juicio político y el pueblo ya está en la calle”.

Más adelante en Radio La Red, consideró que “nosotros queremos seguir este proceso de cambio. Las elecciones se darán dentro de 9 meses, y se le dará el gobierno a quien gane las elecciones. Quieren tomar el poder ejecutivo para asegurar todo tipo de arbitrajes para las próximas elecciones generales”.

Confiamos en que los senadores van a tomar la decisión que la historia requiere. Vamos a exigir que se respete a la Constitución y a las leyes y eso es lo único que vale en un país soberano”, añadió. Sobre su hermano Fernando, refirió que “está muy bien, está preocupado, y se siente muy acompañado por toda la ciudadanía”.

“Pedimos la solidaridad del pueblo argentino, de los hermanos del Mercosur, del Unasur y del mundo porque no vamos a dejar que nos sometan con el dinero mal habido, de origen dudoso, del narcotráfico internacional y del narcoterrorismo para romper un proceso democrático”, concluyó.

Esta embestida sobre la figura del mandatario surge luego del trágico desalojo del predio de Curugaty, que terminó con 17 muertos entre policías y campesinos, y sobre el que sectores opositores responsabilizan directamente al presidente.

Audio completo de la entrevista

Viernes 22 de junio de 2012