“Los narcos están aquí, en las puertas de los ranchos que tenemos”, dijo el cura Ñúñez, que recibió el llamado del Papa

El sacerdote rosarino detalló en Mañana Sylvestre las sensaciones que le dejó el diálogo que mantuvo con el pontífice, e indicó que “fue una bocanada de oxígeno”. El religioso que realiza tareas pastorales en zonas pobres de la ciudad santafesina se refirió al problema que genera el narcotráfico en las barriadas marginales y destacó la importancia del operativo lanzado días atrás en la ciudad.

“Me alegró ver esa sorpresa y ese llamado del Papa, sabiendo que está recargado de actividades por el cargo que tiene. No obstante, dos veces se comunicó conmigo, el domingo 13 estaba haciendo bautismos en la capilla. A esa hora no me encontró pero tuvo la delicadeza, la atención o la caridad de dejarme el mensaje. Me dijo que me agradecía la correspondencia que le había mandado y que quería conversar conmigo”, sostuvo el padre Joaquín Núñez, párroco de la parroquia Nuestra Señora de la Consagración de Rosario, sobre las llamadas que realizó el Santo Padre a su domicilio.

“La segunda llamada fue el jueves a las 7 de la mañana. Suena el teléfono, y yo me dije quién está jorobando tan temprano, y me dice soy Bergoglio. Él estaba el tanto de la situación que se vive Rosario y está muy preocupado de que pueda ir resolviéndose y mejorando lo cual no es nada simple”, consignó.

El problema narco

En relación al operativo puesto en marcha en varios puntos de la ciudad de Rosario, el párroco destacó la medida y puntualizó que “tuve contacto con el director de Gendarmería y con el segundo de Berni, porque estamos abrumados y doloridos por tanta muerte”.

“Los narcos están aquí en las ventanas, en puertas de los ranchos que tenemos, es muy grave la situación, y están muy metidos, y tienen atrapados a adolescentes que no tienen trabajo ni van a la escuela, con el riesgo de que los tienen un tiempo y después los terminen matando”, remarcó.

“Ahora ha mermado la situación porque en determinados sectores la comercialización estaba a la orden del día. Ahora estamos más tranquilos en la calle, más seguros, se ve más gente en la vereda”, reconoció.

En Radio Del Plata, el religioso agregó: “Estamos en riesgo de muerte, es la realidad de quienes nos toca vivir acá, seamos curas, religiosos o gente que trabaja en el Estado, en una superficie marginal donde desgraciadamente es usada para la comercialización, la venta, y la disputa de este mercado tan infernal”.

Audio completo de la entrevista

Jueves 24 de abril de 2014