Luis Alberto Quevedo: “Cambiemos está muy perdido, y no tiene respuestas”

Compartir

A días del cierre de las listas, el Gobierno podría dar un golpe de timón, y dar marcha atrás a un decreto de necesidad y urgencia firmado hace 7 meses, que impedía el uso de colectoras en la provincia de Buenos Aires. Ahora, a partir de encuestas oficiales que pronostican un duro escenario para María Eugenia Vidal, el macrismo podría reflotar las colectoras y para que candidatos de Alternavita Federal traccionen también a la gobernadora.

“Quieren volver pasos solo para obstruir un armado posible en la provincia de Buenos Aires. Pero hay una sensación en la sociedad argentina de que el Gobierno ha perdido el manejo ya no de la economía sino de cualquiera de los ámbitos, del escenario político, de la cuestión social, de la emergencia de sectores que precisan ser asistidos, de la generación del empleo. Cambiemos está muy perdido, y no tiene respuestas”, expresó en Mañana Sylvestre, el sociólogo Luis Alberto Quevedo sobre el posible cambio de estrategia política del oficialismo en la provincia.

Precisó que Massa “no puede ya retroceder en su discurso crítico al Gobierno y de la necesidad de cambio. Ir a un espacio provincial con Vidal sería para él solamente perder más votos de los que ya ha perdido”.

En este sentido, consideró que el Gobierno “aún no ha dado los pasos más desesperados” en la lucha por sostenerse en el poder, y preanunció el inicio de una nueva “campaña sucia” para esmerilar adversarios electorales.

A la vez, calificó como un hecho “institucionalmente grave” los errores en el padrón electoral que perjudican la participación de los jóvenes, y al respecto dejó entrever una posible maniobra urdida por Cambiemos. “Se sabe que los jóvenes, mayoritariamente, no los votan. Por eso es que sucedió ese escándalo de los padrones. Se viene más campaña sucia, pueden dar cualquier paso”, reflexionó.

Por último, fustigó la actualidad del gobierno y consideró que el macrismo llegó al poder por meiod de una “estafa electoral”. “En 2015 prometieron que nadie iba a perder derechos e iban a vivir mejor, iba a haber más acceso a la libertad de comprar dólares, a no ser perseguidos, y a insertarnos al mundo. Y nada de eso ocurrió, porque fueron 4 años seguidos de pérdidas de derechos en materia de educación, de salud, de promoción industrial y creación de trabajo”, dijo.

Martes 4 de junio de 2019