“Macri no tiene firmeza, está frustrado y por eso reacciona con ira”, dijo el psicoanalista Oscar Mangione

Compartir

Macri vuelve a apelar a la arenga y la efusividad en el cierre de la campaña electoral en camino a las PASO, y nuevamente cerró un discurso entre gritos y lágrimas.

“¡No se inunda más, carajo!”, dijo eufórico el Presidente Mauricio Macri recordando los logros de su gestión en la Ciudad en materia de obra pública, durante el acto realizado en el microestadio de Ferro.

“Seguramente le han dicho que tiene que mostrarse fuerte, y en vez de fuerte se mostró furioso y es cuando cae la máscara de un personaje. El Presidente es -entre otras cosas- un mal actor, y no puede disfrazar de fortaleza lo que es ira y frustración. Macri no tiene firmeza, está frustrado y por eso reacciona con ira”, destacó en Mañana Sylvestre el psicólogo Oscar Mangione.

“Cuando las cosas no salen como quieren, las cambia, se las crea así mismo y exige que los demás que lo crean y cuando esto no pasa se frustra y ante esto aparece la ira. Actúa con la lógica de: ‘Si no hacés lo que te digo, te puedo dañar’, es la filosofía del amo, que es contrario al del funcionario. Cuando un amo se frustra se pone iracundo y esto lo acerca a la personalidad de un psicópata”, precisó.

Además sostuvo que el Presidente tiene entre sus libros de cabecera la obra ‘El Manantial’ de Ayn Rand, que “reivindican al egoísmo como una virtud, y la solidaridad como un defecto, algo que es incompatible con el rol de un funcionario de Estado”.

Miércoles 7 de agosto de 2019