Marihuana legal: “Se generó un ámbito de regulación en un país donde hace 40 años es legal el consumo”, dijo diputado uruguayo

Julio Bango, diputado del Frente Amplio y quien redactó el proyecto de despenalización de la marihuana para el uso personal estuvo en Mañana Sylvestre y comentó detalles de la nueva ley que controlará la producción de marihuana en el Uruguay.

“La marihuana está despenalizada en Uruguay hace 40 años, o sea que esta ley no innova en eso porque es legal el consumo. Lo que hace esta ley es generar un ámbito de regulación donde hace 40 años que es legal consumir, pero le generábamos un mercado cautivo al narcotráfico porque el acceso está ilegalizado, entonces hay una contradicción brutal que solo se resolvió a través de un acceso regulado, como con esta ley, o prohibiendo el consumo, cosa que ningún diputado de la oposición del Uruguay promovió”, sostuvo Julio Bango, diputado uruguayo perteneciente al oficialista Frente Amplio en relación a la nueva ley que regular la producción tanto comercial como para uso personal de la marihuana en el país vecino.

Este martes, el Senado uruguayo aprobó con los 16 votos del Frente Amplio, la nueva ley que regula la producción y comercialización de la marihuana y que comenzará a regir en cuatro meses, cuando se apruebe la reglamentación.

“La ley lo que prevé es la regulación de todo el proceso a través del otorgamiento de licencias a productores privados, la distribución y el expendio cuyo acceso al consumo recreativo, va a haber 3 vías: uno es el autocultivo domiciliario con un máximo de 6 plantas por domicilio, los clubes de membresía que podrán tener entre 15 y 45 socios, y el expendio a través de las farmacias. Estas vías son excluyentes unas de las otras, con un máximo de 40 gramos de consumo por mes de las personas que están debidamente registradas, a los efectos de poder controlar la cantidad a la que se accede para consumir”, detalló el legislador.

“También se regula el uso de cannabis para uso medicinales, fines de investigación, y de producción industrial debido a que el cannabis no psicoactivo tiene aplicaciones en la industria de papel, de la industria textil y automotriz”, aclaró.

Los criterios de Salud Pública

Además de romper con el narcotráfico, según Bango la ley tiene objetivos vinculadas a la salud pública: “El vino, por ejemplo, sabemos qué bodega lo produce, qué graduación alcohólica y qué controles bromatológicos tiene, y con la marihuana no pasa eso. La calidad de la sustancia es pésima porque tiene un mal empaquetado, cría hongos y se genera amoníaco, venenos que se suman al daño que ya la sustancia puede provocar. Al dejar fuera de la clandestinidad al universo de consumidores, lo que se logra es un público que es más pasible de ser captado por las políticas sanitarias, de prevención, y eventualmente de una rehabilitación, y tener más chances de tener políticas públicas más eficaces”.

“Lo hacemos asumiendo que la marihuana consumida abusivamente hace daño, como no hay discusión de que el tabaco mata, y de que el alcohol consumido abusivamente causa daño. Y no hay ningún legislador en el Uruguay que haya planteado prohibir el alcohol o el tabaco porque causen daño. A lo que estamos yendo es a modelos de regulación antitabaco que han sido muy eficaces, y estamos en la comisión que integro analizando una regulación del alcohol”, agregó.

Audio completo de la entrevista

Miércoles 11 de diciembre de 2013