Martín Lousteau: “Tenemos que salir de los enojos y de los fanatismos”

Compartir

A menos de 30 días de los comicios legislativos, en Radio 10, estuvo el ex embajador argentino ante EEUU y ex ministro de Economía Martín Lousteau quien es candidato a diputado en Ciudad de Buenos Aires por el espacio Evolución.

En conversación con Gustavo Sylvestre, Lousteau reclamó terminar con las divisiones entre los argentinos para caminar hacia una sociedad más madura que permite lograr consensos necesarios en temas troncales para el desarrollo del país.

“Para discutir tenemos que salir de los enojos y de los fanatismos. Sabemos que el estado de ánimo imperante no es este pero queremos recuperar esa tranquilidad para poder debatir los temas que corresponden”, precisó.

El ex funcionario de Macri y de Cristina Kirchner enfatizó que pretende instalarse como una oposición racional de cara a su trabajo en Diputados y sostuvo que “frente a aquellos que dicen está todo mal, o los que dicen estamos entrando en los mejores 20 años de la Argentina, me permito tener una postura intermedia”.

“Llegar a conclusiones y acuerdos significativos sobre cuestiones medulares, me parece que sería revolucionario”, sentenció.

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/KqDkgLCHC8k?rel=0″ frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

El caso Maldonado

Consultado sobre la causa que investiga la desaparición forzada del joven en Chubut, el dirigente de Evolución calificó el caso como “grave en lo institucional”, resaltó que el Gobierno “no tuvo una reacción a la altura de la circunstancias, aunque advirtió la extrema “politización” del caso.

“Lo que dije en ese momento era que no veía al Gobierno actuando con el énfasis suficiente y demostrando la preocupación que debiera demostrar ante un hecho grave como la desaparición de un ciudadano  en el contexto de un operativo de una fuerza de seguridad ordenado por un juez”, dijo y subrayó que “es responsabilidad del Estado separar a los gendarmes y hablar con la familia”.

Pero destacó que en este caso, como en la causa Nisman o en las discusiones acerca de la marcha de la economía “estamos más argumentando en función de cuál es el interés de cada de unos de los espacios en lugar de ir abrazando y construyendo consensos fundamentales en Argentina, el de los DDHH y el de la democracia debería ser parte de una causa común”.

Lunes 25 de septiembre de 2017