Muerte de Pérez Volpin: “Fue una tragedia donde hubo una cadena de errores enorme”, sostuvo el Dr. Guillermo Capuya

Compartir

El informe presentado por los peritos judiciales tras la autopsia al cuerpo de Débora Pérez Volpin determinó que la periodista murió por una perforación en el esófago combinada con el suministro de aire durante la práctica de la endoscopía o en las maniobras de reanimación posteriores.

En Mañana Sylvestre, opinó el médico cirujano Guillermo Capuya, y señaló que “fue una tragedia y hubo una cadena de errores enorme”, a la vez que destacó que la práctica endoscópica suele ser muy segura y son excepcionales los casos que acaban en muerte, como sucedió con la legisladora por Eco.

“Es un estudio rutinario y se hacen mil estudios por día. La estadísticas de muertes es extremadamente baja, y este caso es conmovedor, impresiona. Esto es como un avión, no se cae sólo por una causa, existe una múltiple cadena de errores que llevan a una muerte”. dijo y subrayó que en este caso “no hubo una muerte natural”.

Luego consignó que en la práctica endoscópica “uno puede irse de la vía natural y lesionar un órgano pero se puede reparar; si uno lo advierte, el paciente no se muere: hay tiempo para abrirlo y operarlo”.

A la vez reveló la llamativa la cantidad de aire insuflado en el cuerpo de Pérez Volpin, lo que habría provocado un colapso pulmonar.

“Se perforó el esófago y a través de él entró una gran cantidad de aire. La paciente estaba toda inflada y fue por la lesión instrumental en el esófago”, recalcó.

Por último advirtió la ola de miedo que generó rechazos a someterse a endoscopías por parte de pacientes indicados para esa práctica.

“Fue una tragedia que no debería pasar y es un caso rarísimo, pero por eso la gente no tiene que dejar de hacerse endoscopías”, cerró Capuya.

Jueves 12 de abril de 2018