Muerte súbita: “Lamentablemente no se le da mucha importancia a la prevención”, dijo Norberto Debbag, médico deportólogo

Compartir

“Realmente no se le da mucha importancia a la prevención, económicamente la prevención no conviene, no reditúa. La prevención es algo por lo que vengo luchando y vemos que es algo que pasa de largo, porque de este tema se va a hablar uno o dos días y va a quedar allí”, dijo Norberto Debbag, especialista en medicina deportiva y médico del plantel de Atlanta, tras producirse el deceso del futbolista Cristina Gómez, durante el encuentro que su equipo Atlético Paraná disputaba con Boca Unidos en Corrientes.

“Se calcula entre 1 y 2 deportistas cada 100.000 mueren al año. Está algo subestimada la muerte súbita en el deporte”, explicó.

Acerca de los motivos por los cuales puede desencadenarse un paro cardíaco en deportistas de competición, Debbag comentó que hay dos grupos etarios diferentes que marcan los síntomas y enfermedades cardíacos diversas.

“En los casos de más de 35 años se sospecha que es una enfermedad coronaria la causa de la muerte, un infarto, o una arritmia. En los casos de menores de 35 años, se trata de una enfermedad cardíaca en un 85% de causa congénita, la más frecuente y es posible causa de la muerte de este chico es una cardiopatía hipertrófica, es el crecimiento desmedido del musculo cardiaco, que produce arritmias”, explicó.

“También pueden ocurrir anomalías en arterias coronarias, que están ubicadas en un origen anómalo al igual que la displasia arritmogénica del ventrículo derecho que es cuando la grasa invade y reemplaza el musculo ventricular”, agregó el galeno.

Existen además otras enfermedades extra cardíacas que pueden disparar una muerte súbita como las producidas por el doping, los anabólicos, el consumo de efedrina, cocaína, o diuréticos, y también por un golpe de calor.

Debbag recordó el caso de Marc Foé, futbolista africano que pasó por el Lyon y el Manchester City, en países centrales como Francia e Inglaterra y que falleció por muerte súbita durante la Copa de las Confederaciones del año 2003.

“En los deportes el gatillo que puede producir una muerte súbita es el esfuerzo desmedido, los que hacen deportes están mas expuestos a la muerte súbita, por supuesto que hay que tener una base genética, o una patología de base que no fue detectada. Para el resto de la población donde el sedentarismo y la obesidad nos están invadiendo junto la diabetes o la hipertensión arterial, están expuestos 24horas a la muerte súbita”, dijo y marcó la necesidad de realizarse controlarse cardíacos al menos una vez al año.

Lunes 25 de mayo de 2015