“No estamos en contra de la prisión domiciliaria porque es legal, pero no queremos que se desnaturalice la pena”, dijo el fiscal Jorge Auat

Compartir

De acuerdo al último informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, más de la mitad de los detenidos en las causas por violaciones a los Derechos Humanos se encuentran con arresto domiciliario y que esa cifra se extiende a 549 condenados.

El informe se da tras la decisión del Tribunal Oral Federal 6 que otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria al represor y ex jefe de Brigada de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Etchecolatz, condenado a prisión perpetua en 6 juicios por delitos de Lesa Humanidad.

En Radio 10, el fiscal de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad Jorge Auat recalcó que no se opone al beneficio de la prisión domiciliaria siempre y cuando se realicen los controles necesarios de manera que no “desnaturalice” la pena impuesta al reo.

“No estamos en contra de la prisión domiciliaria porque está en la ley, el tema que la cárcel domiciliaria está desnaturalizada en la medida que no se tomen los recaudos para que siga siendo prisión. Se entiende que la prisión domiciliaria es igual a impunidad, y prácticamente estamos licuando todo el proceso de memoria, verdad y justicia”, indicó.

Auat separó las exigencias de cumplimiento de pena, con cualquier posibilidad de “venganza” sobre los condenados y expresó por el contrario que la pena “tiene que servir para favorecer a la propia reconciliación que tanto ellos reclaman, sino estaríamos hablando de impunidad”.

Jueves 4 de enero de 2018