“No tengo dudas que fue una persecución política”, precisó Luis Arias, juez destituido

Compartir

El titular del Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata, Luis Arias, fue desplazado este miércoles de su cargo tras el jury de enjuiciamiento por decisión de 9 de los 11 de integrantes del jurado, que consideraron que el magistrado había cometido delitos de prevaricato (fallar contra derecho), abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

En exclusivo, Luis Arias dialogó con Mañana Sylvestre tras ser apartado de sus funciones y denunció que detrás de su salida hay un intento de disciplinamiento de la Justicia, sobre todo para quienes apliquen sentencias que no se ajusten al criterio del Poder Ejecutivo.

“Es increíble las cosas que me atribuyen. Tengo 20 años de juez y no tienen de donde asirse por no hay irregularidades que demostrar. Son cuestiones de competencia con jueces penales, que tiene que dirimir la Corte de la Provincia, son todas cuestiones jurisdiccionales. Cuestionan mis sentencias, cosa que está prohibido, porque la garantía de independencia de los jueces radica en eso, en que no podemos ser juzgados por el contenido de nuestras decisiones. Es inexplicable”, precisó Arias en charla con Gustavo Sylvestre.

Para el ex magistrado, “esto es una persecución política, no tengo dudas de que es así. Intentan manchar mi nombre y mi prestigio, pero por suerte creo que la gente entiende lo que pasa”.
Consideró que el fallo que decidió su salida representa un “daño institucional es tremendo” por el impacto que tiene en la independencia de poderes”.

Arias había sido uno de los magistrados que dictó sentencias contra la aplicación de los aumentos en las tarifas de los servicios públicos. En este sentido, recordó que en ese momento “habían 50 jueces en todo el país que decidíamos lo mismo, y hoy no hay un solo juez que se anime a suspender los aumentos de las tarifas; a pesar de que estamos hoy peor”.

Sobre la decisión del jurado de enjuiciamiento que estableció su salida, deslizó que “me hicieron 21 cargos y 11 de ellos son cuestiones burocráticas, como no mandar un expediente a tiempo. Es decir, cuestiones banales que no tienen ningún sentido”.

Viernes 16 de agosto de 2018