“Nos atropellaron, fue todo una locura”, dijo Sonia Zanelli, delegada en Algodonera Avellaneda

Compartir

El conflicto laboral en la Algodonera Avellaneda en la ciudad santafesina de Reconquista tuvo un nuevo y violento episodio cuando un grupo de trabajadores intentó romper la huelga que mantiene el grueso de la planta y embistió a la asamblea formada en la entrada de la planta, golpeando a dos mujeres.

Desde hace 60 días, trabajadores de la textial del grupo Vicentin, realizan un paro en reclamo por aumentos salariales.

“A las 5 de la mañana llegaron 5 camionetas cargadas de policías y se bajaron diciendo que había algunos compañeros que iban a entrar a trabajar y a romper la huelga. “Llego el señor Biscay, abogado de la empresa y casado con una de las Vicentin y llamó al grupito de muchachos que querían entrar y les dijo atropellen y entren. Los chicos agarraron sus motos, fueron y nos atropellaron a todas las mujeres. Fue todo una locura, gracias a Dios no paso a mayores”, dijo Sonia Zanelli, delegada de los trabajadores de la planta en diálogo con Sylvestre.

“Estamos siendo perseguidos por policías, fiscales. Esto es algo insólito. Somos unos pobres laburantes muertos de hambre que lo único que queremos es entrar a trabajar y tener un salario digno. Nosotros no robamos al país, no robamos al banco Nación”, disparó en relación a los dueños del grupo Vicentin.

“Queremos destrabar la situación por las familias que no tienen un plato de comida. La única persona que puede destrabar esto son los dueños poniendo la mano en su bolsillo, pero no quieren, por eso usan los fiscales, los jueces, policías. Nosotros vamos a seguir en la lucha, no vamos a bajar los brazos hasta las últimas consecuencias”, advirtió.

Miércoles 19 de agosto de 2020