Pablo Yedlin: “La justicia tiende a ser más buena que justa y accede a pedidos de la gente sin ningún tipo asesoramiento médico”

Compartir

En comunicación con Mañana Sylvestre, el diputado nacional del Frente de Todos por Tucumán criticó el fallo de un magistrado que habilitó el uso de dióxido de cloro a un paciente con COVID-19, cuando no hay razones científicas que avalen el uso de ese compuesto como medicación contra ese mal.

Mucha polémica generó que el fallo del juez Javier Pico Terrero del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 7 que obligó al Sanatorio Otamendi a tratar a un paciente con dióxido de cloro sustancia que no está autorizada por el Ministerio de Salud como fármaco contra el coronavirus.

“No es una situación infrecuente en Argentina, cuando la  justicia se ve de alguna manera ‘obligada’ a tomar decisiones que exceden absolutamente sus capacidades y las toma. Es bastante común que frente a situaciones de amparo, de pedidos de familiares que solicitan por alguna medicación la justicia tiende a ser más buena que justa y acceder a pedidos de la gente sin ningún tipo asesoramiento médico”, dijo en Radio 10 el diputado nacional Pablo Yedlin, quien es presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública del Congreso.

“Es escandaloso, porque la justicia no tiene ninguna capacidad de autorizar un medicamento, porque no tiene capacidad para decidir si un medicamento es bueno, seguro y eficaz. En este caso el dióxido de cloro es un desinfectante externo que puede servir para limpiar mesadas, elementos pero que de ninguna manera sirve para tomarlo y ha causado situaciones de intoxicación en muchísimos lugares del mundo y no hay ni una evidencia diciendo que este desinfectante sirve contra el COVID-19”, puntualizó.

“Nos merecemos una reflexión acerca de cuál debe ser la relación entre los sistemas de control sanitarios y la Justicia en Argentina”, cerró el legislador nacional por Tucumán.

Lunes 11 de enero de 2021