Inicio Política Para conocer cómo sigue...

Para conocer cómo sigue la economía argentina después del pago de los Boden 2012

En Mañana Sylvestre, el economista, consultor y docente universitario Matías Tombolini, analizó las perspectivas que se presentan tras el pago de los últimos bonos del corralón, lanzados en el período post-crisis del 2001. Además habló del Riesgo País y de la situación argentina a nivel internacional.

“Lo que sigue de alguna manera es un poco más de normalidad. El Boden 2012 es el último de una serie de tres bonos, junto con el Boden 2007 y el 2015, con una emisión de 11.320 millones de dólares (heredados de la crisis de 2001. Es un bono que pagaba anualmente interés y capital a diferencia del Boden 2015 (que sólo paga intéres y cuyo capital se devuelve al final del bono). Ese bono se emitió cuando los argentinos estábamos en los tiempos del corralito y del corralón y además para compensar la pesificación asimétrica. Es el bono de la angustia, porque es el que se quedó con indemnizaciones, con ahorros de toda la vida, con dinero para una operación inmobiliaria o la plata de las vacaciones. Y mucha gente a la que le habían dado ese bono, ya lo había vendido”, explicó puntualmente Tombolini, acerca de las características de este bono cuya última cuota canceló el último viernes el Estado argentino.

Sobre la polémica generada entre algunos economistas por el pago del título público, el joven economista remarcó que “criticar el pago de ese bono no tiene ningún sentido. Hay cierto gataflorismo innentendible, lo que no significa que haya festejar porque creo que no hay absolutamente nada para festejar. Porque ¿Cuál era la alternativa? ¿No pagar? ¿Ir a un nuevo default?

La política de desendeudamiento

En Radio La Red, Tombolini sostuvo que “el pago era una paso adelante en esta política de desendeudamiento de un país que tiene un nivel de endeudamiento muy bajo, y que históricamente fue una herramienta de sometimiento más que de desarrollo. Por eso la Presidenta con buen tino menciona la emisión del empréstito Baring Brothers de 1824 porque cuando los ingleses se dieron cuenta en 1806 y 1807 que con las armas no se iba a poder, eligieron a los billetes y le fue bastante bien”.

En Argentina la política de desendeudamiento debiera ser una política de Estado, lo que no significa no tomar deuda. Es cierto que cuando éramos un país que necesitaba de la deuda para seguir subsistiendo y sobre finales de los ´90 teníamos afectado el 25% del presupuesto a pagar deuda, y recordamos a Anne Krueger viniendo con el lápiz rojo a decir qué podíamos hacer y que no podíamos hacer desde el Fondo Monetario Internacional”, refirió respecto al grado de independencia política y económica alcanzado en los últimos años, tras la quita del peso relativo de la deuda pública.

En este sentido, Tombolini destacó la baja relación entre la deuda argentina y su PBI: “El pago de los Boden es una buena señal hacia a los mercados. Si se mira los principales diarios de la Argentina que sacaron este fin de semana informes sobre la deuda, se va a ver que la ratio de endeudamiento, es decir la porción de deuda respecto al PBI, que es lo que fabricamos en términos de bienes finales en un año en el país, hoy es muy baja en la Argentina, si comparás contra España, Italia y los principales países del mundo”.

La suba del Riesto País

“Así y todo, Argentina tiene una baja calificación y le ponen siempre una mala nota. El Riesgo País es la tasa de interés que paga la Argentina por encima de lo que paga la deuda los Estados Unidos. Cuando Estados Unidos quiere pagar el mínimo, es decir el 1% a Argentina le cobran el 13%, 12 puntos más, o sea 1200 puntos básicos (la cifra actual del Riesgo País argentino). Ahora el Riesgo País es un resultado,no es una calificación, de lo que cuestan tus bonos en el mundo. Ahora ¿Por qué pagan tanta tasa de interés los bonos argentinos? Primero porque hace 10 años nos paramos para aplaudir el mayor default de la historia. Segundo porque no es la primera vez que lo hacemos, porque somos incumplidores seriales y esto tenemos que aceptarlo y tratar de modificarlo. Pero también se da por un nivel de percepción internacional de intereses creados, porque en el año 2007 la Argentina tenía un Riesgo País de 200 puntos básicos es decir 1/6 de lo que tenemos hoy”, indicó el economista acerca de la poca consideración internacional para la garantía de pago de la economía argentina.

Argentina incluyó a los tenedores (de bonos) que estuvieron fuera del canje en 2010 y renegoció también esa deuda. También es cierto que estatizó las AFJP e YPF, que son dos grandes señales. Por eso no se entiende el por qué de la mala calificación argentina como tampoco se entiende que España que tienen un camino complicado por delante, como Grecia e Italia, tengan niveles de calificación muy por encima de los de la Argentina”, explicó.

El fututo económico

Sobre el panorama a mediano y largo plazo, sostuvo que “hay que entender que la economía argentina tiene fundamentos sólidos y para comprar una notebook hacia falta hace 10 años 4 toneladas de soja y hoy sólo hace falta 1 tonelada. Y está claro que si el mundo más o menos acompaña el destino está absolutamente en nuestras manos”.

Lunes 6 de agosto de 2012

Te puede interesar

Augusto Costa: “Hoy tenemos 8.500 puestos de trabajo formales en la industria más que en 2019 con el gobierno de Vidal”

El ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia de Buenos Aires, en diálogo con Gustavo Sylvestre, destacó la recuperación de la...

Pablo Zurro: “El Estado tiene que ser regulador en el mercado de carnes y granos”.

En comunicación con Mañana Sylvestre, el intendente del Partido de Pehuajó reclamó mayor intervención estatal sobre los precios de las materias primas alimenticias, y...

Ricardo Alfonsin: “Hay un empresariado español interesado en invertir en Argentina, que confía en la posibilidad de una recuperación”

El embajador argentino en España dialogó con Mañana Sylvestre en el aire de Radio 10 acerca de la importante gira por Europa que está...

Minuto Uno: Operación Almeida, y la infodemia volvió con todo

El ex jugador Matías Almeyda adelantó que quería donar 30.000 vacunas a Azul, pero EE.UU. descartó la venta a privados.