Para Mario Riorda, el acto de Cristina en Vélez marca “el recupero absoluto de la agenda pública”

Compartir

En conversación con Mañana Sylvestre, el analista político, consultor y profesor universitario opinó sobre el panorama actual del Gobierno, y el reacomodamiento de piezas evidenciado tras el multitudinario acto realizado por la Presidenta en Vélez.

Yo lo definiría como un acto peronista tributario de un liderazgo preponderante, ubicado en la propia persona de Cristina Fernández de Kirchner. Muchos quisieron verlo como un guiño a nuevos actores y creo que efectivamente una de las dimensiones simbólicas que se puede extraer de este acto es que refleja una especie de reordenamiento interno de actores dentro de la estructura del peronismo, que es el gran referente en este tipo de actos y de convocatorias”, aseguró Riorda.

Además el consultor, ve un cambio en la estrategia política del Kirchnerismo e indicó que “yo no dejo de verlo como una neotransversalidad o como una transversalidad de turno en donde está levemente recostado hacia la izquierda que hacia el centro”.

Esta posición, Riorda la relaciona con una característica histórica del justicialismo y expresó que “el peronismo nunca fue un poder monolítico y aún con un liderazgo preponderante en la propia época de Perón tuvo movimientos relativamente oscilantes o pendulares haciendo guiños más hacia la izquierda que a la derecha”.

En este sentido, el reconocido analista político concibe un recambio de figuras preponderantes en el seno del oficialismo político y destacó que “hay un nuevo poder, por eso me parece que la medida de YPF ha generado una restructuración de actores que tiene que ver con grupos y con personas, el surgimiento de personas que han participado desde el centro de la escena y el debate parlamentario es un ejemplo de esto que digo. Pero mucho más por este relativo distanciamiento coyuntural, no de todo pero sí de una parte del sindicalismo. Evidentemente que el poder territorial, el poder de movilización lo garantizan mucho más los movimientos organizados desde la izquierda o el centroizquierda que el propio sindicalismo que no siempre representa a ese sector, y ni hablar si el sindicalismo tiene afuera en este momento a Hugo Moyano”.

Por otra parte, remarcó que “yo siempre digo que la dimensión o la fase operativa más importante de la comunicación política es controlar la agenda pública. De alguna manera me dio la sensación que este acto fue el recupero absoluto y definitivo de la agenda pública, que desde el punto de vista del oficialismo no se había perdido pero venía siendo seriamente cuestionado por otro tipo de temas, particularmente de diciembre a la fecha”.

Además le dedicó algunas reflexiones a la actualidad de la oposición y afirmó que “dentro de las cosas importantes que dejó tela para cortar este acto fue el guiño hacia la oposición, y de alguna manera no voy a llamarlo fractura pero sí de fuertes debates internos en la vida de los partidos, algunos con más fuerza otros con menos. Es evidente que el radicalismo en este momento está crujiendo desde el punto de vista de su posicionamiento, y esto pasa también dentro de la Coalición Cívica”.

Martes 1 de mayo de 2012