Avance del Gobierno contra Slokar y Ramos Padilla: “Más allá del apuro de algún sector, hay que dar garantías”, enfatizó Mario Pais

El senador nacional por Chubut y futuro reemplazante de Pichetto en el Consejo de la Magistratura sugirió que en ese organismo “hay sectores que tienen apuro” en ir contra determinados jueces. Y con respecto a las escuchas ilegales destacó que “por el afán de perseguir, lo que más se vulnera es la Constitución Nacional”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Miguel Pichetto renunció a su banca en el Consejo de la Magistratura, cargo que había alcanzado como integrante del bloque de la oposición. La semana próxima (o la subsiguiente) el senador por Chubut Mario Pais –quien hasta noviembre del año 2019 había integrado la Comisión de Acusación del Consejo- volverá a jurar como miembro del órgano constitucional multisectorial.

Con respecto a dos temas que parecen ser muy importantes para el Gobierno -el pedido de juicio político al juez Alejo Ramos Padilla, y este intento actual de sacar las acusaciones contra el integrante de la cámara de casación Alejandro Slokar-, Pais manifestó que “entiendo que son causas trascedentes. Y entiendo que hay muchas más también. A mí me gusta tener un perfil bajo, no me gusta hacer declaraciones. En mi paso anterior en el Consejo y como legislador siempre me centré en la responsabilidad: estudio y trato de hacer las cosas conforme a derecho, que es lo que muchas veces está faltando en cuanto a los fundamentos, la claridad y a los preceptos constitucionales. Y en función de ello estaremos trabajando”.

Ofrecer las debidas garantías
Pais añadió que “primero hay que conocer en profundidad las actuaciones y el expediente, Y el procedimiento es bastante largo, con posibilidades de prueba y de ejercicio del derecho de defensa por parte de los magistrados que están acusados. Y luego hay que analizar si verdaderamente hay algún tipo de falta que implique la posibilidad de que sean juzgados. Porque además el Consejo no acusa, hace un trámite que puede terminar con un reporte a la Corte para algún tipo de sanción o directamente con la revisión de las actuaciones al Tribunal de Enjuiciamiento, que es otro órgano constitucional que yo integro como titular y que como es incompatible, el día que me llame la Corte para jurar, automáticamente renunciaré, porque no se pueden atender los dos mostradores…”.

“Evidentemente el proceso no tiene los tiempos de la política -destacó Pais-. Y además debe contener necesariamente las garantías del debido proceso. Y ese debido proceso está tanto para la acusación pero fundamentalmente para el ejercicio del derecho de defensa. Creemos que es más un apuro en términos político que en términos jurídicos. Y siempre hay que tener en cuenta los principios constitucionales que rigen todos estos procesos, desde tener en claro la independencia del poder judicial, que es una garantía, el no juzgamiento de los jueces por sus sentencias, salvo que exista el prevaricato, obviamente, que es una ignominia dentro del sistema. Y fundamentalmente que el magistrado acusado pueda ejercer el derecho de defensa con la mayor amplitud”.

“Sobre esta base, recién ahí hay todo un proceso donde se reúne a la Comisión de Disciplina, se analiza e invita nuevamente al magistrado a una nueva reunión donde puede exponer y hacer sus alegatos. Y luego se resuelve –continuó el senador nacional-. Pero lo que se resuelve incluso no es definitivo: para el proceso de acusación se necesita una mayoría muy calificada. Con lo cual es todo un proceso muy complejo. Y hay muchos que quieren apurarlo… Pero creo que esto no está en el espíritu del Consejo, que tiene magistrados, abogados tanto de la Nación, de CABA y del interior del país, que tiene también académicos y legisladores…. Más allá de que pueda haber apuros en algún sector, es deber natural dar estas garantías y trabajar con seriedad”.

Festival de escuchas
En el día de ayer la Corte puso límite y realizó una serie de advertencias sobre el “festival” de escuchas ilegales y filtraciones que se observaron durante los últimos tiempos. En este sentido Pais expresó que “la Corte hizo una acordada muy importante e interesante. Realmente está marcando una línea. Primero, de carácter restrictivo. Segundo, resaltando la garantía constitucional de la privacidad y los derechos de las personas en esta materia. Y tercero, destacando el ejercicio del derecho de defensa, porque acá estamos hablando de escuchas hechas indiscriminadamente, que interfieren con el ejercicio de derecho de defensa del propio imputado y su relación con el abogado, lo que realmente es la máxima garantía”.

“Si bien la Corte no califica esta situación, lo que ha pasado es de escándalo -señaló el senador Pais-. El uso indiscriminado de las escuchas -incluso por parte de algunos sectores que pueden darle una utilización como usuarios de actividades de inteligencia ilegales, y de algunos sectores que hasta pueden ser periodísticos-, acá la expresión es ´usuario de actividades de inteligencia ilegales´, que también es un delito y hace que esta situación que es de escándalo jurídico ya haya trascendido eso y sea de escándalo social. Entonces evidentemente hay que volver a retomar las barreras que hacen al debido proceso. Y tener una herramienta de pruebas que sea lícita y no envenenada por el origen ilícito. Además la utilización masiva de estas escuchas es agraviante de los derechos individuales, que son protegidos por la Constitución. Porque en última instancia lo que la Corte termina diciendo es que la Constitución está por sobre nosotros. Y acá lo que hubo en los últimos tiempos es un avasallamiento de esos derechos constitucionales”.

“Creo que es muy importante esta acordada. Y fundamentalmente es importante que ahora los jueces ahora acaten esta recomendación, que va a tener impacto jurisdiccional. Vamos hacia un sistema que tiene que modificarse, y que empieza ahora en las provincias del norte: me refiero al nuevo Código Procesal Penal Federal, que no se llamará más Código Procesal de la Nación. Va orientado a que la jurisdicción del Congreso para legislar en esta materia de forma, de procedimiento, sea federal. En este sistema acusatorio el juez tiene un rol especial: ya no es el que estudia y persigue –ese es un rol que va a quedar definitivamente para el fiscal-, sino que es el que da las garantías para ambas partes de que se va a cumplir con la Constitución. Y uno a veces advierte que por el afán de perseguir, lo que más se vulnera es la Constitución”.

Jueves 20 de junio de 2019