Elizabeth Gómez Alcorta: “Hoy en Argentina se hacen entre 350.000 y 522.000 abortos clandestinos por año”

Compartir
FacebookTwitter

En charla con Pablo Ladaga en Mañana Sylvestre, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación apoyó el envío al Congreso del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que será tratado en sesiones extraordinarias a partir de diciembre próximo.

El presidente Alberto Fernández anunció este martes el envío a la Cámara de Diputados del proyecto que despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, junto con el llamado Plan de los 1000 días, de acompañamiento de la maternidad en situación de vulnerabilidad.

En diálogo con Mañana Sylvestre, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta celebró el envío del proyecto de Ley al Congreso y sostuvo que se cumplió “la palabra comprometida por el Presidente”, durante la campaña electoral de 2019.

“Hoy en Argentina se hacen entre 350.000 y 522.000 abortos clandestinos por año. Este dato se extrae a partir de la cifra de mujeres hospitalizadas producto de abortos inseguros, que ronda los 40.000 al año en Argentina. La interrupción del embarazo cuando se hace en la clandestinidad, de un modo inseguro, corre riesgo la integridad física de la mujer. Hoy en la Argentina mueren entre 30 y 40 mujeres por año y se estima que desde el regreso de la de la democracia murieron más de 3.000 mujeres por la práctica del aborto», consideró la funcionaria.

“Tenemos un Código Penal que criminaliza, que prohíbe la práctica del aborto, no las previene. Y son las mujeres más pobres las que mueren hoy por abortos clandestinos. Hay un problema de salud pública porque en Europa, Estados Unidos, Canadá o Australia está legalizada esta práctica. El sistema de salud brinda la posibilidad del acceso a la interrupción legal del embarazo”, precisó.

Ante los micrófonos de Radio 10, Gómez Alcorta aseguró que “falta mucha información porque la práctica hoy de la interrupción legal del embarazo se hace con medicamentos como el Mizoprosol o la Mifepristona. No se requiere internación, práctica quirúrgica, ni la utilización de una cama en un hospital.»

En cuanto a las posibles resistencias al proyecto, la ministra planteó que en general “están más vinculadas a convicciones personales, religiosas y éticas”, y “son absolutamente respetables”.

“Estamos confiados en que el proyecto sea efectivamente ley. En las dos cámaras se buscan consensos y ya está en manos de la Cámara de Diputados», cerró.

Miércoles 18 de noviembre de 2020